Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

martes, 1 de julio de 2014

Francis J. Morgan, el samurái rubio.


  Durante la segunda mitad del siglo XIX, tras su apertura al mundo, Japón se encontraba en plena transformación. Para poder competir en el ámbito internacional necesitaba un ejército fuerte. Para este propósito se contrataron asesores militares de Europa y Norteamérica, ingleses, franceses y alemanes sobre todo, para construir unas fuerzas armadas a la europea. Francis J. Morgan fue uno de estos aventureros que se embarcó hacia un país prácticamente desconocido en esos momentos. Enamorado del país decidió apuntarse a una escuela de artes marciales, en un dojo de kenjutsu para ser exactos. Quizás fue uno de los primeros occidentales en aprender artes marciales japonesas. Incluso escribió un libro titulado Los guerreros del Japón (1905), donde narró sus experiencias en el ejército japones y en el país. En el cual explicaba también las técnicas que había aprendido durante esos años. Apenas puede encontrase información sobre este personaje tras la publicación del libro. Solo una breve reseña apareció tiempo después en The Times donde se habla de una exibición de jujutsu y kenjutsu en Londres donde aparece su nombre. Podemos elucubrar sobre los posibles destinos del señor Morgan, pero personalmente creo que volvió a Japón, la tierra donde había descubierto su verdadera esencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada