Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

domingo, 29 de septiembre de 2013

Antigüedades: Kabuto japonés-europeo





 
Esta una de las armaduras de Ieyasu Tokukawa, tanto la coraza como el yelmo son de origen europeo.

La misma armadura con su cajón para guardarla.

martes, 24 de septiembre de 2013

Los campos de ejecución de Kozukappara




   Kozukappara era uno de los tres lugares en Edo, actualmente Tokio, destinados al ajusticiamiento de los reclusos condenados a muerte. Fue el segundo más grande y  el más longevo, esta zona se utilizó como tal entre el año 1651 y el año 1871. En 1741 se construyó en el lugar un buda para velar por las almas de los muertos en el inframundo, a partir de entonces las ejecuciones se realizaron frente a la estatua.


   El total de fallecidos en este lugar se calcula entre 100 mil y 200 mil personas, muchas de estas muertes fueron aprovechadas para la realización de estudios médicos. Las principales formas de ejecución fueron la decapitación, la crucifixión, la ebullición, la quema en la hoguera y una variedad de métodos de horrible creatividad.



   Los cuerpos tampoco eran bien tratados después, se enterraban en fosas comunes en el mismo lugar y las cabezas se dejaban al aire libre como mensaje. Perros y otros animales desenterraban los cuerpos y el olor a sangre y cuerpos en descomposición era muy desagradable. Hoy en día no es difícil que se encuentren restos de huesos al comenzar cualquier obra en la zona.

    El sitio está ubicado en Minami Senju, Arakawa , a tres minutos a pie de la estación de Minami-Senju . Actualmente en la zona podemos encontrar un pequeño cementerio y las vías por donde pasa el tren. Tras el cierre del lugar, la "calle del hueso", como la llamaban, continuó como un gueto para los “intocables” (los burakumin),  y las principales empresas de la zona fueron los fabricantes de calzado de cuero y los carniceros. Actualmente la zona sigue conservando este halo a degeneración, aunque durante los últimos años se han comenzado proyectos para atraer a más población.


En esta foto no se aprecia bien pero en estos postes en horizontal hay colocadas cabezas y detras vemos un cuerpo crucificado.



 http://markystar.wordpress.com/tag/execution/ 

sábado, 21 de septiembre de 2013

¿Españoles Vs Samuráis?



Sobre los Combates de Cagayán.

   El Cagayán es un rio que da nombre a una región en las costas de Luzón, en Filipinas. Durante la ocupación de las islas por los españoles se dieron una serie continuada de ataques por parte de piratas japoneses, los llamados wakō.  Durante la década de 1580 le será encargada a la Armada Española de Filipinas al mando del capitán Juan Pablo de Carrión la tarea de hacer frente a esta amenaza. Carrión se hizo con la iniciativa y, gracias a la superioridad técnica de los barcos occidentales y a la buena disciplina española, los europeos lograrían vencer a los piratas en varias ocasiones. 

   En líneas generales este sería un resumen de los acontecimientos, una confrontación más en una época de enfrentamientos. Lo difícil se encuentra a la hora de ahondar en los detalles, cualquier aficionado a la historia debería siempre contrastar toda información para poder conseguir cierta verisimilitud. La cuestión es que conociendo desde hace tiempo estos “contactos” hispano-japoneses me dispuse a ampliar la información, no solo por curiosidad sino para una futura entrada en el blog.



   Me puse a la tarea y, sin ser especialista en el tema, leyendo en blogs, foros, wikipedia, etc. Me encuentro con una serie de contradicciones y de imprecisiones debidas seguramente a la desinformación o que buscan ensalzar la figura del soldado español. Infantes de Marina españoles derrotan a Samuráis rezan algunos textos, esta afirmación no es correcta, los españoles se enfrentaron con los llamados wakō, una amalgama de delincuentes y exiliados japoneses, que junto a chinos y coreanos se unían para robar todo lo que pudieran. Pobremente equipados y mal dirigidos no suponían ningún problema para cualquier fuerza organizada, a no ser de juntarse en gran número, como ha sucedido en varias ocasiones en la historia de la piratería.

   Uno de los primeros puntos a aclarar lo acabo de mencionar, estos piratas no eran samuráis, como mucho alguno lo pudo haber sido en su momento, por lo que podría incluirse algún ronin entre las tripulaciones. Los ronins fueron samuráis que en su momento dejaron de serlo por varios motivos y, al no poder dedicarse a otra cosa, se iniciaron en la piratería. Pero al perder su condición no podemos imaginarnos a un personaje con su armadura completa esperando su duelo personal a bordo de un barco. Junto a estos como ya he comentado la gran mayoría de tripulaciones estaba formada por chinos, coreanos y otros japoneses sin otro medio para ganarse la vida.



   Buscando relatos sobre estos encuentros se leen afirmaciones que enfrentan a apenas treinta o cuarenta españoles contra más de mil samuráis, afirmación plausible que puede remitirnos a un acto de extrema heroicidad. Aún así si se estudia un poco la historia militar podemos saber que existen muchos ejemplos donde una fuerza bien organizada y parapetada tras barricadas y trincheras, como fue en este caso, puede resistir fácilmente el asedio de una fuerza grande pero desorganizada. Además los piratas nunca han destacado por ser fuerzas que admitan muy bien las bajas, su meta es el botín, si la cosa se pone difícil huyen, buscan presas fáciles no la gloria del combate o la conquista. Por lo que deduzco que tras unas docenas de heridos y muertos estos podían huir hasta buscar otra oportunidad más fácil.

    Otra posible causa de este tipo de afirmaciones es el propio mito del samurái, como que no conocían el miedo o que su fidelidad era una máxima en su vida, no siempre era así, muchas de estas afirmaciones quedan desmentidas hoy en día tras estudiar muchas de sus batallas donde las huidas y sobre todo las traiciones y cambios de bando están a la orden del día. Además las derrotas en el mar de japoneses no son nada de extrañar, pues estos nunca dispusieron de una marina potente ni de soldados especializados. Solo hay que ver como sus flotas fueron barridas una y otra vez durante las invasiones de Corea, contemporáneas de esta época. En general, los barcos piratas japoneses eran galeras sencillas sin armas más potentes que los arcabuces que pudiesen portar los marineros, lo que los hacía presa fácil para los barcos con artillería europeos.


   Pero aún así tampoco quiero desmerecer a los soldados españoles, de lo mejor de la época, con los famosos tercios en pleno auge en Europa. Pero como sucede siempre la historia es moldeada al gusto para destacar las virtudes de un bando o de otro. No siempre el primer testimonio es el acertado, ni nadie dispone de todas las respuestas, todo el mundo tiene derecho a equivocarse, a mi me ocurre cada día. Por eso si, como ya ha pasado en ocasiones, alguien detecta algún error en este blog me lo comunique, aquí estamos para aprender.