Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

jueves, 24 de enero de 2013

El juego del go


   Hoy en día son pocos los que nunca han oído hablar de este milenario juego. El cual pese a tener orígenes chinos ha sido Japón uno de sus máximos exportadores fuera de Asia. Para los que no saben como se juega en el go se enfrentan dos jugadores que alternativamente colocan piedras negras o blancas, 181 piedras negras y 180 blancas, sobre las intersecciones libres de una cuadrícula de 19x19 líneas de un tablero llamado goban en japonés. El objetivo del juego es controlar una porción más grande del tablero que el oponente. Una piedra o grupo de piedras se captura y retira del juego si se encuentra completamente rodeada de piedras del color contrario. Parece fácil en principio pero dentro del go existen infinidad de movimientos y se tarda años en llegar a ser un maestro. Se debe en todo momento ubicar piedras juntas para ayudar a protegerlas entre sí y evitar ser capturadas. Por otro lado, colocarlas separadas hace que se tenga influencia sobre una mayor porción del tablero. Parte de la dificultad estratégica del juego surge a la hora de encontrar un equilibrio entre estas dos alternativas. Los jugadores luchan tanto de manera ofensiva como defensiva y deben elegir entre tácticas de urgencia y planes a largo plazo más estratégicos.




   Se cree que el juego del Weiqi, como se llama en China, se originó en ese país hace más de 2500 años, aunque no se sabe con exactitud cuándo fue inventado se sabe que hacia el 300 a. C. era ya un pasatiempo popular. Este juego se introdujo en Japón en el siglo VII d. C. donde recibió el nombre go o igo, el juego se volvió muy popular en la Corte Imperial Japonesa en el siglo VIII,  y en el público general durante el siglo XIII. En 1603 Tokugawa Ieyasu asignó al mejor jugador japonés de entonces, un monje budista llamado Nikkai, como Godokoro, “Ministro de go”. Nikkai tomó el nombre Honinbo Sansa y fundó la escuela Hon'inbō. En poco tiempo otras escuelas fueron fundadas y estos institutos de go, oficialmente reconocidos y subsidiados, contribuyeron enormemente a desarrollar el nivel de juego e introdujeron el sistema de clasificación de jugadores. Los jugadores de las cuatro escuelas principales competían en los juegos anuales del castillo, que se realizaban en presencia del shōgun. Estas cuatro academias eran la Escuela Hon'inbō, la Escuela Hayashi, la Escuela Inoue y la Escuela Yasui.


 
   Llegamos entonces al siglo XX cuando la Asociación de Go japonesa jugará un papel vital en la propagación del juego fuera de Asia al publicar la revista Go Review en los años 60, estableció Centros de go en Estados Unidos, Europa y Sudamérica, y envió frecuentemente a maestros profesionales a realizar giras por diversas naciones occidentales. Estos maestros, al igual que muchas artes marciales, el rango de un jugador de go se mide en kyu y dan. El go también dispone de un sistema muy eficiente de hándicaps permitiendo que jugadores de muy distinto nivel puedan enfrentarse en términos de igualdad.

  

viernes, 4 de enero de 2013

Cine: Kuro Obi



   Hola, primero felicitar el año a todos los que siguen el blog. Hoy voy a hablar sobre la película del 2007, Kuro Obi, Cinturón Negro. Se trata de una película donde se ha buscado el realismo, dentro de lo que se puede hacer en cine, sobre el mundo del karate en Japón. Aunque yo no sea practicante de artes marciales puedo afirmar que esta es la película donde mejor se ha llegado a reflejar la auténtica búsqueda de la esencia del karate.

   La acción nos sitúa en el año 1932 y cuenta la vida de tres hombres, Taikan, Choei y Giryu, que entrenan en el dojo de Eiken Shibahara. Tras la visita de la policía militar, que busca expropiar el dojo, el maestro Eiken cae enfermo y muere repentinamente, pero el "kuro-obi" (cinturón negro) que designa a su sucesor todavía no ha sido entregado. Paralelamente, el jefe de la policía militar se percata de la excepcional habilidad de estos tres artistas marciales, ordenándoles que entrenen a sus fuerzas. Entonces los tres hombres, que han abandonado el dojo deberán posicionarse y buscar cada uno su propio camino para ser los auténticos merecedores del cinturón de su maestro.

   Lo mejor de esta película es que por primera vez se muestra el auténtico Karate con maestros reales, ya que tres de los actores que interpretan los papeles principales poseen el grado de cinturón negro de Karate. Concretamente el papel de Giryu es interpretado por Akihiyo Yagi, quinto Dan e instructor en la International Meibukan Goju Ryu Karate. El papel de Taikan es interpretado por Tatsuya Naka, sexto Dan e instructor de la Japan Karate Association. El papel de Choei es interpretado por Yuji Suzuki, poseedor del primer Dan.