Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

martes, 22 de octubre de 2013

Los monjes maratonianos



   Dentro del conjunto de prácticas religiosas que se realizan en Japón podemos encontrar el Kaihōgyō, ¿Podéis imaginaros corriendo maratones seguidos durante los próximos siete años?, pues esto es precisamente los que hacen los monjes budistas de la escuela Tendai para meditar buscando la iluminación. Esta escuela se encuentra al norte de Kioto, en el monte Hiei.

   Esta práctica comienza recorriendo 40 km al día, durante cien días al año, así durante tres años; los dos años siguientes serán 40km durante doscientos días al año; y el séptimo año correrán 84km durante cien días y 40km durante otros cien, para terminar, siete días en los que los monjes no beben, comen o duermen, y deben meditar y recitar sutras levantándose solamente una vez al día para hacer una ofrenda de agua al templo.

   A la dureza de la prueba hay que añadir que estos corredores llevan indumentaria de monje, con alpargatas, caminando por terrenos montañosos, practican una dieta frugal y duermen unas pocas horas al día. También llevan una soga y una daga a la cintura para suicidarse por si no lo consiguen, aunque nadie lo ha hecho desde el siglo XIX. Una hazaña inhumana, por eso se conocen menos de cincuenta monjes que lo hayan logrado desde el siglo IX.


2 comentarios:

  1. Espero que por lo menos alguno de ese medio centenar que logró completar el Kaihōgyō, pudiera encontrar la iluminación. Forrest G. es un simple timo y plagio. jeje

    ResponderEliminar
  2. No te creas, lo que hace Forrest es típico de los USA pero exagerado, les encantan las carreras de resistencia, de incluso días de duración.
    En cuanto a los monjes también me gustaría saber que encontraron al final...

    ResponderEliminar