Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

sábado, 21 de septiembre de 2013

¿Españoles Vs Samuráis?



Sobre los Combates de Cagayán.

   El Cagayán es un rio que da nombre a una región en las costas de Luzón, en Filipinas. Durante la ocupación de las islas por los españoles se dieron una serie continuada de ataques por parte de piratas japoneses, los llamados wakō.  Durante la década de 1580 le será encargada a la Armada Española de Filipinas al mando del capitán Juan Pablo de Carrión la tarea de hacer frente a esta amenaza. Carrión se hizo con la iniciativa y, gracias a la superioridad técnica de los barcos occidentales y a la buena disciplina española, los europeos lograrían vencer a los piratas en varias ocasiones. 

   En líneas generales este sería un resumen de los acontecimientos, una confrontación más en una época de enfrentamientos. Lo difícil se encuentra a la hora de ahondar en los detalles, cualquier aficionado a la historia debería siempre contrastar toda información para poder conseguir cierta verisimilitud. La cuestión es que conociendo desde hace tiempo estos “contactos” hispano-japoneses me dispuse a ampliar la información, no solo por curiosidad sino para una futura entrada en el blog.



   Me puse a la tarea y, sin ser especialista en el tema, leyendo en blogs, foros, wikipedia, etc. Me encuentro con una serie de contradicciones y de imprecisiones debidas seguramente a la desinformación o que buscan ensalzar la figura del soldado español. Infantes de Marina españoles derrotan a Samuráis rezan algunos textos, esta afirmación no es correcta, los españoles se enfrentaron con los llamados wakō, una amalgama de delincuentes y exiliados japoneses, que junto a chinos y coreanos se unían para robar todo lo que pudieran. Pobremente equipados y mal dirigidos no suponían ningún problema para cualquier fuerza organizada, a no ser de juntarse en gran número, como ha sucedido en varias ocasiones en la historia de la piratería.

   Uno de los primeros puntos a aclarar lo acabo de mencionar, estos piratas no eran samuráis, como mucho alguno lo pudo haber sido en su momento, por lo que podría incluirse algún ronin entre las tripulaciones. Los ronins fueron samuráis que en su momento dejaron de serlo por varios motivos y, al no poder dedicarse a otra cosa, se iniciaron en la piratería. Pero al perder su condición no podemos imaginarnos a un personaje con su armadura completa esperando su duelo personal a bordo de un barco. Junto a estos como ya he comentado la gran mayoría de tripulaciones estaba formada por chinos, coreanos y otros japoneses sin otro medio para ganarse la vida.



   Buscando relatos sobre estos encuentros se leen afirmaciones que enfrentan a apenas treinta o cuarenta españoles contra más de mil samuráis, afirmación plausible que puede remitirnos a un acto de extrema heroicidad. Aún así si se estudia un poco la historia militar podemos saber que existen muchos ejemplos donde una fuerza bien organizada y parapetada tras barricadas y trincheras, como fue en este caso, puede resistir fácilmente el asedio de una fuerza grande pero desorganizada. Además los piratas nunca han destacado por ser fuerzas que admitan muy bien las bajas, su meta es el botín, si la cosa se pone difícil huyen, buscan presas fáciles no la gloria del combate o la conquista. Por lo que deduzco que tras unas docenas de heridos y muertos estos podían huir hasta buscar otra oportunidad más fácil.

    Otra posible causa de este tipo de afirmaciones es el propio mito del samurái, como que no conocían el miedo o que su fidelidad era una máxima en su vida, no siempre era así, muchas de estas afirmaciones quedan desmentidas hoy en día tras estudiar muchas de sus batallas donde las huidas y sobre todo las traiciones y cambios de bando están a la orden del día. Además las derrotas en el mar de japoneses no son nada de extrañar, pues estos nunca dispusieron de una marina potente ni de soldados especializados. Solo hay que ver como sus flotas fueron barridas una y otra vez durante las invasiones de Corea, contemporáneas de esta época. En general, los barcos piratas japoneses eran galeras sencillas sin armas más potentes que los arcabuces que pudiesen portar los marineros, lo que los hacía presa fácil para los barcos con artillería europeos.


   Pero aún así tampoco quiero desmerecer a los soldados españoles, de lo mejor de la época, con los famosos tercios en pleno auge en Europa. Pero como sucede siempre la historia es moldeada al gusto para destacar las virtudes de un bando o de otro. No siempre el primer testimonio es el acertado, ni nadie dispone de todas las respuestas, todo el mundo tiene derecho a equivocarse, a mi me ocurre cada día. Por eso si, como ya ha pasado en ocasiones, alguien detecta algún error en este blog me lo comunique, aquí estamos para aprender.  
 

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola, primeramente gracias por tu comentario. Como menciono en la entrada los wako eran grupos de delincuentes de diversos orígenes, la mayoría japoneses que poco o nada tenían ya de samuráis. Y esta es la primera afirmación que pongo en duda, que los españoles se enfretaran con samuráis. En cuanto al entrenamiento y cultura militar del soldado español no creo que se diferenciara mucho de la japonesa donde los niños samurás también crecían con una espada en la mano. Tampoco los enviados en estas misiones colonizadoras en filipinas pudieran considerarse como unidades de tercios, eran más aventureros, mercenarios y algún delincuente. Además de estar los dos bandos igualmente armados, los wako también tenían arcabuces y cañones. En cuanto a lo de "no rendirse", no recuerdo ejemplos de suicidios de soldados españoles tras la derrota como si los hay en la historia japonesa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. http://www.ivoox.com/eeb-2a-hora-13-04-13-la-audios-mp3_rf_1947125_1.html
    Apartir del minuto 12

    ResponderEliminar
  4. Buenas, no se que quieres demostrar, lo que se explica en el potcast no difiere mucho de lo que yo digo, es más, estoy seguro que nos basamos en las mismas fuentes que te recomiendo leer: Stephen Turnbull. En cuanto al porqué de esa gran derrota de los piratas japoneses es fácil de explicar, tienes decenas de ejemplos en la historia mundial, una unidad parapetada tras unas buenas defensas, incluso tras unas defensas improvisadas, son capaces de vencer a una fuerza muchísimo mayor. Además los japoneses nunca fueron buenos marineros y mucho menos buenos luchadores tras un desembarco. Sigo sin convencerme de que esta sea una gran gesta española, ni mucho menos compañero. Creo que cualquier grupo organizado podría haber hecho frente a una fuerza de piratas como así sucedió por toda Asia. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. no eran piratas como tu crees ... simplemente

    ResponderEliminar
  6. No es lo que yo crea, la historia es como es, Pero si hasta los propios historiadores japoneses les llaman piratas, que pruebas aportas para afirmar lo contrario. Que eran entonces, se cree que algunas expediciones de samuráis pudieran ser enviadas a las costas chinas y coreanas con ordenes de saquear, algo poco problable dentro de la ética del bushido.
    Algunas de las fuentes donde se le llama piratas:
    - So, Kwan-wai. Japanese Piracy in Ming China During the sixteenth Century. Michigan State University Press, East Lansing, 1975
    - Stephen Turnbull "Samurai: The World of the Warrior" Osprey Publishing, Oxford, 2003, p. 155-157.

    Saludos.

    PD: No entiendo porqué borras tus mensajes.

    ResponderEliminar
  7. Hola, me alegro de que trates este interesante tema.
    Primeramente, veo que este es un sitio orientalista, por lo tanto agradezco tu sana intención de ser neutral en el tratamiento de este episodio, cosa que no suelo ver mucho en otros "orientalistas" que comentan sobre ete asunto por la Red.
    Podremos estar de acuerdo en que el sacar a la luz este encontronazo de españoles con orientales, es algo muy novedoso y sorprendente, algo que nos muestra un resultado "contra pronóstico", ya que desde la "pop culture" actual, se nos ha predispuesto a creer que los orientales fueron muy superiores a cualquier otro militar del mundo gracias a las artes marciales (en la creencia errónea de que es un fenómeno exclusivamente oriental). Estoy hablando de el cine con sus películas "de chinos" como se las conoce popularmente (Bruce Lee, Jackie Chan etc.), o el manga, o de las academias de Kárate que empezaron a proliferar como setas por toda la geografía española allá por los 60-70. Todo esto, aunque suene a chorrada, efectivamente fué la primera toma de contacto para la gran mayoría de aficionados españoles u occidentales, a "lo oriental", interés que con el tiempo se pudo volver más o menos serio y de estudio.



    ResponderEliminar
  8. Por tanto, todo este fetichismo generado hacia Oriente en tántas décadas, puede generar un shock al exponernos a la verdadera luz de la historia y de los hechos. Por eso, muchos intentan (inconscientemente) mantener su visión propia forjada en el pasado, con argumentos contradictorios, en vez de abrirse a un nuevo mundo, que desmitifica al guerrero japonés y eleva al guerrero español a su verdadera posición, quedando ambos en posición de igualdad.

    Con argumentos contradictorios, me refiero a que se habla del Bushido en tono "mitificante", sin embargo se reconoce la cantidad de ejemplos en que hubo traiciones en batallas o huídas:

    "Otra posible causa de este tipo de afirmaciones es el propio mito del samurái, como que no conocían el miedo o que su fidelidad era una máxima en su vida, no siempre era así, muchas de estas afirmaciones quedan desmentidas hoy en día tras estudiar muchas de sus batallas donde las huidas y sobre todo las traiciones y cambios de bando están a la orden del día."

    También añadir que muchos de estos samurais eran de los que una vez convertidos en ronin, se dedicaban al pillaje como forma de subsistencia. Creo que la única diferencia entre el samurai y el ronin, simplemente radica en "estar empleado o estar desempleado", es decir,

    ResponderEliminar
  9. servir a un señor feudal, o no. Pero nunca se refleja eso en una mayor o menor pericia marcial. Recordemos que el más afamado espadachín japones, Miyamoto Musashi, era un ronín (corrígeme si me equivoco).

    En cuanto al comentario que hiciste de los suicidios... Me llama la atención la óptica puramente oriental desde que lo miras. ¿Suicidarse es sinónimo de "no rendirse?. Curiosamente conozco muchas personas que opinan justamente lo contrario.
    Comprendo el punto de vista oriental, pero también comprendo el punto de vista occidental. Deberías de saber que el suicidio "para evitar caer en deshonor" era una postura normal ente los occidentales antes de la imposición de la moral cristiana. Si lees algo sobre los antiguos guerreros de los que descendían esos españoles del XVI, remontándonos unos cuantos siglos hacia atrás; veremos que las fuentes romanas nos hablan de la "devotio iberica", esto efectivamente consistía en quitarse la vida antes de caer en manos enemigas, o incluso quitarse la vida si el caudillo al que seguías moría, para acompañarlo al Más Allá. Ejemplos; Los numantinos se inmolaban en piras ardiendo, o los mismos saguntinos, antes de caer en manos romanas.
    Bien, el cristianismo vino para erradicar esa libertad de decisión sobre la vida de uno mismo, diciendo que sólo Dios "podía dar o quitar la vida". Como comprenderás, la actitud suicida estaba muy mal vista en aquellos tiempos. Las leyendas medievales que nos hablan de historias de amor y desamor, dónde dicen que alguien "murió de pena" es una forma eufemística de ocultar que en realidad se habían suicidado, ya que usualmente eran personajes aristocráticos, y no era aceptable decir que personajes tan ilustres habían dado fin a sus días por cuenta propia.

    Con todo este precedente, comprenderás, que esos españoles enfrentados al susodicho contingente asiático, eran mejores o peores católicos, pero de cara a la sociedad y al prestigio dentro del contexto de su propia cultura, nunca pensarían en quitarse la vida. Sin embargo, esto no resta mérito a que efectivamente "nunca se rendían". "Ni un paso atrás" era el lema de los tercios. Si morían era aguantando las cargas enemigas, y si tenían que aceptar el sino de ser apresados y maltratados, lo aceptaban con "resignación cristiana". Francamente, ante esta perspectiva tan poco alagüeña, hacerse el "harakiri" parece la solución más apetecible. No sé decir cual de ambas (si el suicidio o la resignación) requiere de más bemoles... ¿Da que pensar, verdad? No te parece una cuestión de perspectiva?.

    Por cierto, aunque de época más reciente (siglo XIX) te sugiero que busques información de "LOS ÚLTIMOS DE FILIPINAS", ahí verás lo que es una actitud de absoluta negación a rendirse por parte de (supongo que eres español) los que han sido tus ancestros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablas como si descendiéramos directamente de los íberos, ignorando el hecho de que por estas tierras han dejado su semilla romanos, godos, árabes, y un largo etcétera.

      Eliminar
  10. Primeramente, gracias por intervenir, ojalá tuviera post así en todos mis artículos.
    En primer lugar coincido contigo en cuanto al misticismo que hace gala la figura del guerrero oriental, eso precisamente es lo que buscaba criticar en el artículo, que no todo guerrero por ser japonés era samurái. Pero también quería hacer patente la misma idea para el otro bando, no por ser uno español en esa época sería un portento en la lucha. El segundo punto en el que me baso para mis afirmaciones son las fuentes, solo hay una y es española, imposible de contrastar, y que permite el debatir sobre su veracidad ya que como sucede en muchas ocasiones similares estos hechos no han sido demostrados con pruebas arqueológicas ni de ningún otro tipo. Todo lo que se ha escrito no dejan de ser conjeturas realizadas a partir de un mismo texto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen punto ese que tocas de que sólo está la fuente española. Estoy intentando encontrar alguna referencia fiable a la versión oriental de los hechos, por esa misma razón. He leído en esos mismos artículos con título sensacionalista (por eso de "samurais" y demás digo) mencionar que sí que existen una crónicas (no recuerdo si chinas o japonesas) que se sitúan en el lugar y fechas aproximadas a la batalla de Cagayán, que describen a unos monstruos mitad pez, mitad lagarto (tal vez para hacer referencia a la gran habilidad para luchar tanto en mar como en tierra) con los que enfrentarse era poco más que un "suicidio". Bueno, hay que seguir indagando en este episodio, me parece muy curioso e interesante. Lo que nos debemos de quedar es que una victoria no se podía inventar. Las cifras que dan de cuántos españoles eran y cuántos orientales, no lo podemos saber a ciencia cierta, pero tal vez nos estén indicando sin más que "un contingente más pequeño de españoles venció a uno más grande de orientales". Eso es todo.

      Eliminar
    2. Si, esas referencias a los hombres pez y demás son aceptaciones con las que chinos y coreanos denominaban a los piratas wako.
      "un contingente más pequeño de españoles venció a uno más grande de orientales"
      Esa es precisamente la conclusión que yo quería demostrar, que no fue ni más ni menos que eso. Alejándome de los, como bien llamas, titulares fundamentalistas.

      Eliminar
  11. En cuanto al segundo tema que tratas, coincido contigo, como ya he dicho en varias ocasiones, en la mitificación de la figura del samurái. Discrepo en tu afirmación sobre los ronin, ciertamente casi envueltos en más misticismo que los propios samuráis. Cuando un samurái perdía su condición lo perdía todo, la mayoría terminaba empobrecido y muchos morían de hambre ya que debido a su condición, una especie de hidalgos, no podían trabajar. Muchos vivían y terminaban sus vidas como vagabundos perdiendo toda esa maestría ganada con los años y el entrenamiento. Musashi no es más que una excepción cuya vida difiere en algunos aspectos del concepto total que se tiene del ronin. Aunque los combatientes en Cagayán fueran ronins dudo que se presentaran con armas y armaduras al completo, ya que al perder su estatus como samurái perdían también sus posesiones, entre estas la armadura.
    En cuanto al seppuku si que admito tener una visión más japonesa del tema, me gusta esa visión romántica que trae el tema. En cuanto a la devotio ibérica no creo que sea comparable cien por cien con el seppuku, si bien es cierto que se trata de establecer la misma relación de vasallaje entre un líder y sus soldados, pero no se habla de un suicido ritual como tal, y que si hay que ver con visión oriental para poder ser objetivo. La diferencia radica en que en la historia japonesa existen pruebas de luchas hasta la muerte pudiendo haber escapado mientras que en occidente estas luchas hasta la muerte se suceden cuando no se tiene otra posibilidad. Y esta es una faceta del carácter japonés, seguirá durante siglos, recordar como dato que hasta la Segunda Guerra Mundial Japón nunca perdió una guerra, lanzándose a una muerte segura en pleno siglo XX, algo que en occidente es poco probable. Pero me estoy alejando del tema… solo quería hacer esta distinción entre caracteres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los ronin que "no encontraban empleo" no era raro que se metieran a la piratería o al bandidaje, porque luchar era lo único que podían hacer. Me parece muy interesante el detalle que me das de que perdían sus posesiones. Pero la descripción de la batalla, no coincide con esto que dices:

      "Los japones es la gente más belicosa que hay por acá. Traen artillería y mucha arcabucería y piquería. Usan armas defensivas para el cuerpo. Lo cual todo lo tienen por industria de portugueses, que se lo han mostrado para daño de sus ánimas...”

      Carta de Gonzalo Ronquillo al Rey, del 16 de junio de 1582 (B & R, v. 5, p. 27).

      ¿Cabe hacerse varias preguntas aquí? pienso que sí. Si iban tan bien equipados, ¿No sería corsarios en lugar de piratas?

      En cuanto a la Devotio Ibérica... te recomiendo que te empapes más (trabajos de José María Blázquez Martínez por ejemplo.) porque la devotio era todo un ritual sagrado. Es más recuerdo una cita de ¿Sertorio? que describía los funerales de un caudillo ibero dónde sus hombres combatían hasta la muerte entre ellos por razones puramente rituales. Bueno, la verdad es que el tema está probablemente poco tratado, pero material de dónde tirar sobre el suicidio de honor en el occidente precristiano hay. Me viene a la mente la escultura helenística del "gálata suicida" haciendo el "recipe ferrum" que sería el "seppuku" versión mediterránea.

      En fin, te advierto que como admites que te gusta el romanticismo del tema, no caigas en mitificaciones de la cultura japonesa. Cultura muy bonita e interesante seguro, pero como advertías de la mitificación del samurai... no caigamos de nuevo en algo similar (con lo del tema de la 2ª GM por ejem ;)

      Eliminar
    2. He leído el mismo testimonio que describes y si bien pudieran ser corsarios venidos del Japón, no podrían ser samuráis igualmente. Ya que viendo como se describe su equipación es poco probable que lo fueran ya que dentro de su código de honor, el bushido, prohibía el uso de armas de fuego, que tomaban por armas indignas de uso, descartadas solo para la plebe. Aún así esta hipótesis que presentas es la más palpable, se sabe de un par de daimios que financiaron incursiones fuera de las islas, a Corea y China, ¿por qué nos más allá? lo malo es que la información que poseo es insuficiente. Esa posibilidad pudiera ser la de grupos de corsarios formados en su mayoría por ashigaru que no eran otra cosa que campesinos reclutados, con una preparación mínima y que no serían rival para una fuerza española con experiencia. Y también pudiera ser que estos fueran comandados por algún samurái de poca importancia, sin intereses políticos y poco que perder para su señor. Otro problema son los barcos japoneses, bastante inútiles cuando se alejaban demasiado de la ruta China-Japón, de ahí la teoría de que fuera una amalgama de piratas con barcos chinos o coreanos, mucho mejor marinos con diferencia.
      Indagaré más sobre las referencias que mencionas, parece un tema muy interesante. Si algo creo que refleja mi blog es un mínimo tono crítico de la cultura y sociedad japonesa. En ocasione hablo de temas un poco cortantes si hablara con algún fundamentalista japonófilo.

      Eliminar
  12. Discrepo en cuanto que es una cuestión de perspectiva, creo que pocos occidentales, por no decir ninguno, estuviera dispuesto a abrirse el vientre entre una y tres veces por decisión propia, mientras que la resignación cristiana dejaba más posibilidades a sobrevivir.
    Para finalizar, yo en ningún momento quiero poner en duda la ferocidad del soldado español, que en esa época está más que demostrada, mi intención era criticar este momento en concreto, que creo ha sido descrito alejándose de la crítica y del estudio que merecen las dos partes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no digo que eso no sea una obviedad. Pero tu frase fué en contestación a algo que comentó un usuario que ha borrado su mensaje incial:

      "En cuanto a lo de "no rendirse", no recuerdo ejemplos de suicidios de soldados españoles tras la derrota como sí los hay en la historia japonesa".

      Simplemente me llamó la atención, dónde parece que asimilabas el "suicidio" con una actitud de "no rendirse". (Tal vez entendí mal).

      A lo que me refería yo por tanto con lo de cuestión de perspectiva es a considerar que el suicidio es una forma "de combatir", porque también puede ser entendida como una forma de "recular" cobardemente para evitar vivir lo que llega después que no nos es agradable (incluyendo en esto el deshonor de la derrota). ¿Que es más valiente, quitarse la vida por una derrota, o seguir vivo para alcanzar una nueva victoria?

      El abrirse el vientre no será plato de ningún buen gusto, desde luego... pero si lo que te espera es remar en galeras bajo condiciones infrahumanas lo que te queda de vida tras ser apresado, por ejemplo; pues efectivamente, a más de uno seguro que se le pasaba por la cabeza el suicidio, pero con la idea de ir al infierno si lo hacías, es decir tus propias creencias religiosas, sociales y morales, te impedían de hacerlo. Aceptar por tanto la derrota, con sus trágicas consecuencias, era la actitud del buen cristiano.

      Yo personalmente también prefiero la actitud precristiana, o incluso la japonesa... pero hay que entender el contexto socio-cultural de los españoles de ese siglo para entender que "no suicidarse" no es sinónimo de menor honorabilidad o valentía. Mi opinión.

      Con todo esto, mi enhorabuena por el artículo y gracias por la enriquecedora charla. Un saludo.

      Eliminar
    2. Te doy toda la razón, pero en el caso concreto japonés, la rendición era considerada peor que el suicidio. No deberíamos entrar en este debate insulso ya que es muy difícil evaluar moralmente por igual dos culturas tan diferentes. El seppuku tiene muchísimas connotaciones más que las aquí mencionadas complicadas de explicar, no es solo un suicidio como última opción frente a la derrota, pese a lo que pueda parecer era más común lanzarse de cabeza contra el enemigo.
      Ni mucho menos, gracias a ti, ojalá tuvieran todas mis entradas este tipo de comentarios. Aprovechando te recomiendo te des una vuelta por el blog ;)
      Saludos.

      Eliminar
    3. Es un poco absurdo dudar de la capacidad de luchar sin rendirse de los españoles a estas alturas. Un buen ejemplo (por elegir uno de aquellas fechas) de "no rendirse" entre los españoles es el Milagro de Empel en 1585 casi en el mismo año de los combates de Cagayán.
      Para el que no conozca la anécdota, el almirante holandés Holak propone a los Tercios españoles una rendición honrosa. La ya célebre respuesta de los Tercios españoles en una situación completamente desesperada fue:
      “Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos”.

      Eliminar
    4. No lo pongo en duda, ejemplos como ese existen en todas las culturas y países, no solo en España o Japón. Vuelvo a insistir en que es muy difícil evaluar moralmente por igual dos culturas tan diferentes. Saludos.

      Eliminar
  13. A ver, la superioridad del soldado occidental está clara. Francia, España y Portugal dominaban grandes territorios y derrotaban todos sus enemigos. Japón fracasó miserablemente tomando Corea en esa época.
    El artículo parece no ser más que un intento de defender que los soldados japoneses eran los mejores soldados del mundo en esta época y no es así. En los Ss.XVI y XVII no había mejor soldado que el español y en el XVIII no lo había mejor que el francés, y en el XIX que el inglés. Del mismo modo, del I a.C al III d.C nada se comparaba al legionario romano. Afirmar otra cosa es ridículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no te has parado a leer bien o no has entendido lo que he escrito. Mi intención no era abrir este tipo de debates eurocentristas que solo nos llevan a reacciones chovinistas carentes de sentido. Solo quería aclarar que, en mi opinión, los combates que supuestamente se sucedieron en las Filipinas no lo fueron entre samuráis contra tercios. Lo recalco una vez más. Lo que si creo es que en un combate individual veo quizás más aventajado al soldado japonés. Afirmaciones como las que haces sobre la supremacía europea en esos siglos son bien ciertas, sobre todo cuando en Asia, África y América se enfrentaban a enemigos sin la misma potencia de fuego y que muchas veces no manejaban los metales. Una clara desventaja, como hubiera ido con los mismos avances para estos pueblos, cuando la lucha a sido con los mismos medios la cosa no ha ido tan bien para los occidentales.
      En cuanto a la invasión de Corea creo que no te has informado mucho sobre el tema, la derrota japonesa no viene dada por ser mal guerreros, ya que conquistaron ciudades una tras otra. Su fracaso viene, como ya he comentado anteriormente, por ser unos pésimos marineros, algo que aprovecharon los coreanos para dejarles sin suministros.

      Eliminar