Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

lunes, 6 de mayo de 2013

Los Byakkotai





   Los byakkotai fueron un grupo de jóvenes samuráis que se suicidaron tras ser derrotados en la Batalla de Aizu (1868). Esta batalla pertenece a la Guerra Boshin, esta fue la guerra civil que tuvo lugar entre 1868 y 1869 en Japón entre los partidarios del gobierno del shogunato Tokugawa en el poder y la facción que pretendía la devolución del poder político al emperador. La guerra tuvo su origen en la insatisfacción existente entre muchos nobles y jóvenes samuráis con el trato a los extranjeros por parte del gobierno como consecuencia de la apertura de Japón en la década anterior.

   Durante esta guerra el clan Aizu, en el bando de los Tokukawa, formó cuatro unidades de acuerdo a las edades de los samuráis. A cada grupo se le adjudicó el nombre de un dios chino y las edades se eligieron de acuerdo las tradiciones japonesas, es decir, un año más que según nuestro método; Primero estaban los Seiryūtai (Unidad del Dragón Azul) formado por guerreros de entre 36 a 49 años, después los Byakkotai (Unidad del Tigre Blanco) de entre 16 a 17 años, los Suzakutai (Unidad del Gorrión Rojo.) de entre 18 a 35 y por último los Genbutai (Unidad de la Tortuga Negra.) de más de 50 años de edad. Los jóvenes juraron proteger el castillo a toda costa.


                                                Monumento donde aparece el poema de Matsudaira.

   Durante la batalla, tras perder una escaramuza en Tonokuchihara,  una veintena de los byakkotai fueron a la colina de Iimori donde se prepararían para el próximo ataque. Desde allí vieron que el castillo estaba envuelto en humo y pensando que no habían cumplido con su juramento decidieron suicidarse mientras que el clan Aizu perdía la batalla. Más tarde, una mujer llamada Hatsu llegó a la colina encontrando 19 cuerpos y un solo superviviente, Sadakichi Iinuma, seriamente herido ya que al ser el último no tenía nadie que lo auxiliara rematándolo, Iinuma fue curado y cuidado por los campesinos. Una vez recuperado cambiaría su primer nombre "Sadakichi 'a' Sadao 'y se trasladó a Sendai sin volver a la región hasta su muerte por la vergüenza de haber sobrevivido al suceso. Años después de acuerdo a la voluntad expresada en su testamento, es enterrado al lado de los demás Byakko, su tumba se encuentra en la colina Iimori con un memorial en honor a sus compañeros.

   Con el tiempo estos jóvenes y su acto final se ha convertido en leyenda y son vistos con admiración. Por ejemplo el alemán Richard Heise (1869-1940), profesor de la Universidad Hitosubashi, que conoció a Inuma, quedó tan impresionado por la historia de los Byakkotai que pidió ser enterrado en la colina Iimori junto con su esposa japonesa y su hijo. Un monumento se erigió posteriormente en la colina, y los 20 Byakkotai reposan bajo su sombra. La piedra tiene escrito un poema de Matsudaira Katamori:

"No importa cuánta gente lave estas piedras con sus lágrimas, estos nombres no se desvanecerán nunca de este mundo."

   El resto de los Byakkotai continuaron luchando en la Batalla de Aizu y muchos contribuyeron a la defensa final del castillo. Algunos sobrevivieron a la guerra y ocuparon prominentes roles como el médico e historiador Dr. Yamakawa Kenjirō o el Almirante Shigeto de la Armada Imperial Japonesa.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada