Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

domingo, 14 de abril de 2013

El Bunraku, el teatro de marionetas japonés.



   Por Bunraku se define todo el teatro de títeres japonés en general, pero un término más específico podría ser el de Ningyô Jôruri. El término Bunraku se empezó a utilizar tan solo hace un poco más de un siglo y medio, hacia mediados del período Meiji. Este nombre apareció a partir del nombre de una persona en concreto, Uemura Bunrakuken (1737-1810), quien estableció un pequeño teatro de Ningyô Jôruri en Osaka en 1805. Pero los orígenes de las marionetas japonesas son mucho más antiguos, se cree que se utilizaban en rituales como método de contactar con los espíritus a través de un médium que manejaba la figura. Existen pruebas de que las marionetas ya se conocían en el siglo X.

   Generalmente este tipo de teatro tradicional se caracteriza por la unión de tres artes escénicas; las marionetas (ningyō), la recitación (jōruri) a cargo del recitador (tayū) y la música del shamisen. Las figuras humanas representadas como muñecos o marionetas, independientemente si tienen movimiento o no, reciben el nombre de ningyō (人形), cuyo significado literal es “figura humana”. Las marionetas además se clasifican de diversas maneras, según el número de personas que las manejan , las hay que necesitan hasta tres personas, y también según el tipo de cabeza que tengan, hay personajes masculinos y femeninos, pero también se diferencian por la edad o la clase social.

   En el 2008 el Bunraku fue inscrito en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario