Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

viernes, 15 de marzo de 2013

El sistema penitenciario japonés




Documental: Japón entre rejas.

   Tras ver el documental titulado “Japón entre rejas” hoy voy a hablar sobre un tema peliagudo para cualquier país que siempre genera alguna que otra polémica. Todos sabemos que Japón presenta uno de los índices de criminalidad más bajos del mundo, aún así, lógicamente existe la delincuencia; hay atracos, asesinatos, tráfico de drogas, y no nos olvidemos de la yakuza. Pero, ¿Donde termina uno si traspasa la línea roja de la justicia en Japón?, este documental nos presenta algunas respuestas.

   Pero antes pongámonos sobre antecedentes (nunca mejor dicho). El primer Código Penal instituido en Japón se aprobó en 1880, y estaba basado en el código napoleónico francés. Hasta entonces la ley penal la llevaban a cabo los daimyo mediante leyes locales. Entre otros principios aprobados se incluía el reconocimiento expreso de la igualdad del ciudadano ante la Ley, centrar el poder judicial en manos de la administración estatal, etc. Tras ser revisado dos veces (1907-1947) el Código Penal japonés actual incide en el procedimiento que se debe seguir al arrestar a un sospechoso y en la organización de tribunales y cárceles.

   Las leyes japonesas son duras, por ejemplo, puede detenerse a una persona, y solo por ser sospechoso, poder encerrarlo durante 23 días en una cárcel preventiva hasta ser acusado formalmente. Tampoco hacen falta pruebas en el momento de la detención. Estas cárceles preventivas se denominan Daiyou Kangoku (cárceles sustitutas), y desde hace unos años están siendo investigadas por varios órganos internacionales de derechos humanos, bajo sospecha de practicar la tortura para conseguir la firma en testimonios de culpabilidad. Tampoco ayuda nada el hermetismo de las propias instituciones japonesas y su falta de transparencia, solo tenéis que ver el documental, dos años de peticiones para poder grabar, y bajo absurdas condiciones. Según he podido leer en la red este es el único documental que se ha podido realizar sobre las cárceles en Japón.



"Fuchu es una de las prisiones más importantes y estrictas de todo Japón, donde cumplen condena y han de convivir más de 2.000 personas. Además, es una de las que acoge a un mayor número de extranjeros. A través del testimonio de dos presos franceses conocemos de primera mano cómo viven entre rejas los internos de las cárceles japonesas. Fuchu es conocida a nivel mundial porque muchos ex-convictos han demandado al Estado Japonés por el trato recibido durante su encarcelamiento. Amnistía Internacional se ha interesado por este problema y ha denunciado los métodos utilizados al considerar que violan los Derechos Humanos. En este documental las cámaras entran por primera vez en las dependencias de la cárcel y muestran cómo es el régimen estricto de esta institución.


Philippe es francés y ex-convicto de la prisión de Fuchu, pasó dos años entre rejas por tráfico de hachís. Cyrl es un joven de Toulouse que cumple cuatro años por tráfico de drogas, fue pillado con 800 gramos de cannabis cuando volvía de Tailandia. A través de sus testimonios conocemos los entresijos de la prisión. En este lugar la disciplina se convierte en ritual. Es un sistema militar, donde el rigor y la disciplina son prioritarios. Todos los presos cuando llegan deben leer un documento en japonés en el que se especifican las reglas que deben conocer y respetar para evitar problemas. En la celda no se puede estar de pie, tampoco está permitido estirar las piernas en el futón, hay que estar en la posición de loto.

En el centro, el trabajo es obligatorio y está impuesto por ley. Durante las horas de trabajo, 8 horas al día siete días a la semana, tienes que producir, no puedes mirar por la ventana o hablar con los compañeros.

Para los que incumplen las normas están las celdas de castigo donde permanecen aislados durante unos meses, sin poder leer ni hablar, la dirección del centro justifica estas normas porque para ellos éste es un período de meditación.

El sistema penitenciario japonés se enfrenta actualmente a muchos problemas. Uno de ellos es el aumento considerable del número de presos extranjeros.

Cuando se rodó este documental había 2300 internos en el centro de los cuales algo más de 500 eran extranjeros, 400 enfermos mentales, 900 toxicómanos y 840 procedentes del crimen organizado. Los delitos por los que cumplen condena son principalmente tráfico de marihuana, asesinato y tráfico de heroína. Por lo que se refiere a los extranjeros, el delito más corriente es el tráfico de marihuana."


   El resultado es objetivo, en ningún momento se critica al sistema japonés, cada uno puede sacar sus propias conclusiones tras ver el documental. La disciplina y el orden son los pilares para el buen funcionamiento de esta prisión, reflejo de la propia sociedad japonesa, todo está medido al milímetro y cronometrado, una rutina diaria impuesta bajo la condición de devolver a la sociedad individuos productivos. Dostoyevski dijo: "El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos", esta afirmación nunca fue más cierta.



8 comentarios:

  1. Parece una versión más dura, de la propia vida japonesa, lo que no habla mal del sistema japonés, pues si las prisiones, solo reflejan a sus sociedades, pues son otras sociedades, las que sí tenemos problemas, en vista de nuestros sistemas penales, corruptos, incompetentes, ineficaces, etc.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, yo llegué a la misma conclusión. Nada más que añadir. Gracias de verdad por tu comentario. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Desde el punto de vista del control del interno el sistema cumple su función a la perfección.
    En cuanto a la resocialización es verdad que este programa puede servir para incidir en factores de riesgo como la impulsivad, falta de autocontrol y potenciar factores de protección como el orden, la disciplina, la constancia... Pero... ¿A QUE PRECIO ?

    La sociedad japonesa atiende a ciertos criterios específicos. Pero estos sistemas penitenciarios deshumanizan a los internos. Provocan serios daños psíquicos y diferentes trastornos como TOC, esquizofrenia, distorsiones cognitivas graves...

    Cuando a un ser humano se le priva de su nombre, de sus opiniones, de su estética, de su capacidad de comunicarse. Se le está maltratando y se está vulnerando sus derechos humanos.

    En otros sistemas penitenciarios de carácter civil se consiguen resultados mejores. Los trabajos en el ámbito pentenciario deben de ser voluntarios y remunerados, sino el sistema se parece más a un campo de concentración donde se imponen los trabajos forzados.

    El sistema descrito en el documental es inhumano e impropio de un país democrático. Ni siquiera los temidos Yakuza son criminales de mayor calado que los terroristas o miembros de las múltiples mafias internos en centros penitenciarios de otros países occidentales, donde no se escudan en la peligrosidad del interno para vulnerar los derechos humanos. De todas formas para ver hacia donde llevan estos sistemas (abusos, torturas,humillaciones...) solo hay que ver diferentes estudios como "El efecto luzifer" (Dr. Zimbardo)

    ResponderEliminar
  4. Las cárceles japonesas no son más que el reflejo de una sociedad, ordenada y vertical. Donde salirse de la linea marcada todavía está penalizado socialmente. Yo no consideraría a Japón como una democracia con todas las letras, tiene muchas cosas que la desdibujan como ejemplo de esta, una de ellas son sus cárceles claro. Comparto tu comentario. Gracias por escribir y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Las carceles japonesas, son casi como un reflejo de la sociedad japonesa. Es un sistema vertical, cada uno llega ocupando un escalon y acatando las reglas uno puede escalar dentro del limite donde se pueda ascender. Pero siempre hay alguien que esta arriba de uno, que es como tu jefe o tu superior, debes obederlo. Aunque esa persona sea del "bando" contrario (mafia o guardia) o lo perciba asi, lo respetan. Sera por eso que no hay motines, o ataques (o son casos demasiado aislados), por lo menos donde yo estuve cuatro años. En resumen: uno sabe donde esta, que lugar ocupa, quienes son los superiores, que reglas obedecer y las consecuencias de violar dichas reglas. Aunque parezca mentira, lo cierto es que nunca me senti indefenso o tuve miedo de ser atacado (y comparti celda con varios miembros de la yakuza japonesa, algunos condenados por asesinatos), para los japoneses es simple: si no buscas problemas no te causaran problemas. Ya casi al final de mi tiempo dentro, la disciplina hacia mi era mas relajada porque me la pase sin causar problemas. Es cierto que se cometen algunas injusticias, la correspondencia es censurada, las visitas son en presencia de un guardia y solo podia hablar en japones y de temas "blancos"(nada de decir aunque sea de broma que quisieras pegarle o matar a alguien, etc), las visitas son de acuerdo a tu comportamiento (empiezas con una al mes y mientras asciendes -hay cinco niveles o grados que demuestran tu buen comportamiento, empiezas en el quinto hasta el primero- van aumentando hasta una vez a la semana en el segundo grado que es donde yo llegue, uno antes del maximo), te conviertes en un numero mas, cuando vas a ser liberado te pasan a otra celda donde esperas el papeleo pero ya no trabajas pero igual debes seguir las reglas, una sola desobediencia y regresas a lo de antes y no le avisan a los familiares, ellos se enteran cuando van a visitarte y ya no estas. Pero el sistema funciona para ellos y mantiene las carceles tranquilas, ahora que se regeneren es otra historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un testimonio muy interesante, y de primera mano. Gracias por escribir. Saludos.

      Eliminar
    2. Hola buenas noches me interesa mucho este tema y me podrían informar si se pagan en la prisión de fuchu al 2x1 o se cumplen las condenas completas y que hay de cierto que aya los extranjeros la pasan mal me interesa mucho el tema por motivos personales les agradecería me contestaran el anónimo que estuvo aya o nihonshi muchas gracias espero me puedan ayudar

      Eliminar
  6. Un sistema que mantiene a alguien durante meses en completo aislamiento y sin permitirle hablar o leer es inhumano e indefendible: hasta los terroristas de ETA trataban algo mejor a sus secuestrados. Entiendo que algunos soís muy fans de todo lo japonés y no soportaís la crítica, pero lo que es monstruoso en Europa o Latinoamérica no es defendible en Japón. Saludos.

    ResponderEliminar