Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

viernes, 8 de marzo de 2013

Breve historia de Tokio



  En 1457 un samurái llamado Ota Dokan construyó una fortaleza a la que llamó Edo, en menos de dos siglos esa fortaleza se convertiría en la ciudad de Edo, la más poblada del mundo durante un tiempo y capital imperial.


  Pero la historia de Tokio comienza mucho antes, se han encontrado restos de asentamientos humanos fechados en siglo III a.C. Desde estas primeras comunidades debemos avanzar hasta el siglo XII donde está documentada una aldea de pescadores llamada Yedo o Edo, en la desembocadura del rio Sumida.


  Entre 1486 y 1524 la fortaleza levantada por Dokan fue ocupada por un vasallo de la familia Uyesugi, y luego por Hozio Uzitsuma que unificó la provincia y creó un estado propio con la capital en Odawara. El verdadero cambio se sucede en 1603 cuando Tokukawa Ieyasu, tras terminar de unificar el país, convierte a la ciudad en su nueva capital. Desde entonces, como medida de control, obligó a los daimyos a que fijasen su residencia en la nueva capital con sus familias al menos seis meses al año, lo que propició un enorme desarrollo urbanístico aumentando la población de la ciudad en miles de personas. Se sanearon y desecaron las marismas y se construyeron canales que favorecieron el comercio. El crecimiento demográfico fue muy rápido y en 1787 Edo contaba con más de 1.300.000 habitantes.


   En 1868, en plena Restauración Meiji, el emperador se mudó desde Kioto, la antigua capital, a la fortaleza de Edo convirtiéndola en el Palacio Imperial del Japón. Además cambio de nombre a la ciudad de Edo por el de Tokio, que significa "Capital del Este". Asimismo abolió todos los privilegios feudales y abrió Japón a la modernización económica y administrativa. A partir de 1872, comenzó a construirse la primera línea de ferrocarril y entre 1885 y 1925 se construyó la Línea Yamanote, la línea de ferrocarril urbano más importante de Tokio en la actualidad. En 1914 se inauguró la Estación de Tokio y en 1927 se inauguró el primer metro subterráneo en la Línea Ginza.


   En 1923 el Gran Terremoto de Kanto destruyó casi la mitad de la ciudad matando a unas 140.000 personas. La reconstrucción de Tokio fue muy costosa prolongándose durante siete años y levantándose una nueva ciudad siguiendo el modelo occidental. Por desgracia esta no fue la primera vez que la ciudad era víctima de la naturaleza, Tokio ha sido sacudida por varios desastres a lo largo de su historia, incendios, terremotos y guerras han dejado un amargo recuerdo de los que hoy en día no quedan apenas pruebas. En 1657, tuvo lugar el Gran Incendio de Edo en el que murieron alrededor de cien mil personas. En 1855 la ciudad fue destruida también por un gran incendio y hubo de ser reconstruida sobre la llanura y el delta del rio Sumida. En 1872 otro incendio de gran magnitud destruyó los distritos de Ginza y Marunouchi, los cuales fueron reconstruidos posteriormente siguiendo los modelos arquitectónicos occidentales. Otro desastre con menos incidencia que sufrió Edo fueron la erupción del monte Fuji en 1707. Pero pese a todos estos infortunios los Tokiotas siempre aprenden de las adversidades y puede decirse que hoy en día la capital japonesa es una de las ciudades más seguras del mundo.


   Durante la Segunda Guerra Mundial, en 1943, la prefectura y la ciudad de Tokio se unieron para formar la Metrópolis de Tokio. Durante esta guerra la aviación estadounidense redujo Tokio a escombros causando más de 80.000 muertos. Para poner un mayor énfasis a la derrota la rendición de Japón se firmó en la bahía de Tokio a bordo del famoso acorazado Missouri en 1945. Terminada la guerra Tokio fue ocupada militarmente y pasó a ser gobernada por las Fuerzas Aliadas hasta abril de 1952. Gracias a la ayuda prestada por los Estados Unidos la reconstrucción tras la guerra fue espectacular, las décadas del 50 y 60 son las de lo que se conoce el "milagro japonés". Incluso en 1964 se le encargó a Tokio la celebración de los Juegos Olímpicos.


   Tokio, “La Capital del Este”, sigue siendo una de las ciudades más grandes del mundo, uno de los centros económicos mundiales y una de las ciudades que más pasiones desata. En Japón, aparte de ser la capital, es el centro tanto de la política, la economía, la cultura, el deporte o las comunicaciones de todo el país ya que en ella se encuentran las sedes centrales de las mayores empresas, las mejores universidades y colegios, los mayores museos y los centros comerciales más grandes. El centro de Tokio se subdivide en 23 barrios siendo sólo un tercio de la ciudad, el resto está formado por ciudades, pueblos y prefecturas que también forman parte de la ciudad. Solo en el centro viven actualmente más de 8 millones de personas, pero si juntamos toda el área metropolitana el número sube hasta más de 36 millones.


Sin duda una ciudad que merece la pena visitar aunque solo sea una vez en la vida.
Saludos.   
http://www.metro.tokyo.jp/ENGLISH/
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada