Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

domingo, 24 de febrero de 2013

La casta de los burakumin.



   Durante el periodo Tokugawa, entre el siglo XVII y el XIX, se instituyó un sistema de cinco castas donde los samuráis ocuparían el nivel más alto. A estos le seguían por orden descendente los granjeros y los campesinos, importantes porque eran los suministradores de alimentos, los siguientes en importancia eran los artesanos, necesarios también por los samuráis ya que estos en principio no podían realizar trabajos manuales. Por último estaban los comerciantes que con el tiempo terminarían siendo más ricos que los miembros de castas superiores.

   Normalmente en los libros se mencionan solo estas cuatro divisiones, cuyas fronteras invisibles  nunca podían ser franqueadas, pero existe una quinta, los burakumin.  Estos son la clase más baja de Japón y pese a que el resto de castas fueron desapareciendo con la Restauración Meiji  los burakumin siguen siendo discriminados hoy en día. Actualmente se cree que son entre dos y  tres millones. Estos individuos son iguales racialmente y lingüísticamente a cualquier japonés por lo que a simple vista no se pueden diferenciar, pese a ello, son parias en Japón.

   La discriminación de este grupo social se basa por razones de trabajo, más específicamente, en los trabajos realizados por los ancestros de hace cientos de años. Los burakumin eran los carniceros, los curtidores, los sepultureros o cualquier otra profesión considerada indigna e impura para un ser humano por los japoneses. Estos oficios eran mal vistos debido a la prohibición de matar del budismo y a la noción de "impureza" que la religión sintoísta aplicaba a estos oficios que trataban con cadáveres o sangre. Otro grupo marginal era el formado por los llamados hinin, ex-convictos, vagabundos, barrenderos o gente del mundo del entretenimiento. En ocasiones se les ha comparado con los animales y se les ha perseguido por ser considerados como “criminales, vagabundos y un peligro para la sociedad”. Esta discriminación animada por el ostracismo social y empujados a la pobreza significa además que sus niveles de alfabetización ha sido hasta hace poco más bajos que el resto de la sociedad. Según un estudio hecho por investigadores norte-americanos, en algunas bandas yakuza la concentración de burakumin llega a ser del 60% a un 70% del total.

   Hoy en día a los burakumin todavía se les considera una especie diferente por una parte de la sociedad japonesa basándose en estereotipos raciales absurdos. De ellos se dice que tienen sangre y huesos diferentes, que tienen genitales más grandes o que son animales y corren más rápido porque tienen piernas de conejo. Algunos japoneses se refieren a ellos como los cuatro dedos o las bestias de cuatro patas.

   Aunque puedan ir al colegio, llegar a la universidad y obtener títulos académicos no pueden conseguir trabajo porque los japoneses han logrado perpetuar un sistema de discriminación basado en el koseki, el registro del pasado familiar. El koseki, que se remonta cientos de años atrás, es el sistema de control social más eficiente del mundo. Por ejemplo puede ser comprobado por una empresa que ofrece un puesto de trabajo. También puede pasar, aunque sea ilegal, que las familias tradicionales comprueben el pasado de los futuros yernos o nueras para asegurarse que no tienen un origen burakumin.

    Durante el siglo pasado el gobierno sigue una continua política de integración de los burakumin. También muchos de sus antiguos pueblos y ghettos dejaron de existir a partir de los años 60, ya fuera por el crecimiento de las ciudades o su integración en el resto de la sociedad. Por suerte esta discriminación ha sido muy superada, ya que hoy en día los burakumin tienen trabajos alejados de los practicados por sus antepasados que los hacen indistinguibles dentro de la sociedad japonesa.

http://www.cabovolo.com/2008/04/burakumin-los-intocables-del-japn.html 
http://en.wikipedia.org/wiki/Burakumin 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada