Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

martes, 4 de diciembre de 2012

The cockpit y los ohka



   The Cockpit es un anime de la Segunda Guerra Mundial producido por Leiji Matsumoto, el de Capitán Harlock. El cockpit es como se llama a las cabinas de los aviones.

   Está formado por tres ovas con tramas diferentes pero con un mensaje central en común, en el primero, titulado "Corriente Aérea", de Yoshiaki Kawajiri, el protagonista es un piloto de la Luftwaffe que debe escoger entre el deber hacia su país cuando le ordenan escoltar un bombardero que carga con la primera bomba atómica, o su deber moral, dejarse abatir por los Spitfires enemigos y pasar a ser una anécdota mas de la historia. La historia se complicará más cuando reciba la noticia de que la mujer que ama es uno de los tripulantes del avión que transporta la última esperanza del ejército alemán para ganar la guerra.



    La segunda historia, "Escuadrón Sonic Boom", de Takashi Imanishi, trata sobre un piloto de un Ohka, un misil tripulado, una de las armas kamikaze de la guerra del Pacifico. El protagonista de la historia soñaba de niño con pilotar un cohete hacia el espacio, pero en lugar de eso tendrá que pilotarlo contra una nave Americana para la gloria de su país. Sin duda la mejor de las tres historias y de la que ampliaré su resumen con un poco más de información.

    La tercera, "Caballero del Dragón de Hierro", es de Ryosuke Takahashi y se desarrolla en la isla Filipina de Leyte, donde una vieja y oxidada motocicleta cuenta la historia de 2 soldados japoneses que volvieron a un aeródromo capturado pera cumplir una promesa. De nuevo se nos explica como el soldado japonés era capaz de arriesgar su vida por mantener su juramente para con el deber.


El Ohka.


   Hoy dos entradas por el precio de una, así que ahora hablaré un poco sobre los Ohka, llamados flor de cerezo debido a que debían caer como tales desde el cielo. Más que aviones eran misiles tripulados y creados por Japón exclusivamente para ser usados por pilotos kamikaze durante los tramos finales de la Segunda Guerra Mundial, una muestra más de la desesperación de la que hacían gala los japoneses en aquellos momentos. Como curiosidad los estadounidenses le pusieron el apodo de baka, que en japonés significa tonto.

   Los Ohka eran trasportados por un bombardero hasta las cercanías de su objetivo. Tras ser soltado el piloto debía planear para, tras seleccionar un blanco, encender los motores y picar contra el mismo a toda velocidad. Se dice que debido a la enorme velocidad que alcanzaban en alguna ocasión lograron atravesar el buque objetivo de lado a lado estallando fuera del mismo, algo poco probable. Como ejemplo el Tipo 11 tenía una velocidad de 804,672 km/h, 1.040 km/h al picar con los 3 motores activados, más del doble de la velocidad media para los aviones de la época. Versiones posteriores fueron diseñadas para ser lanzadas desde bases costeras y cavernas, e incluso desde submarinos equipados con catapultas, aunque finalmente ningún Ohka fue empleado de este modo.

   Hoy en día los pilotos que murieron de esta horrorosa manera, miembros de la Jinrai Butai, “Cuerpo del Dios del Trueno”, son honrados en el Parque Ohka de la ciudad de Kashima, en monumentos en la ciudad de Kanoya, en Kamakura (en el Kenchō-ji) y sobre todo en el Santuario Yasukuni, en Tokio.




 

2 comentarios:

  1. Hola.
    ¿Jinrai es "Dios del Trueno"?
    ¿Es incorrecto traducirlo como como "Trueno divino"?

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, trueno divino es quizás una traducción más apropiada. He puesto la traducción más utilizada en las fuentes, lo que no significa que sea la más correcta, gracias por la ayuda.
    Saludos.

    ResponderEliminar