Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Hattori Hanzō




   Hattori Hanzo es uno de esos personajes cuya vida discurre entre la historia y el mito, se sabe que fue el líder del clan ninja de Iga, y que fue uno de los mejores y más poderosos guerreros ninja de Japón durante el siglo XVI. Sería  una pieza clave en el ascenso de Ieyasu Tokugawa, el cual vio en él un aliado importante para su causa, el trono de shogun del Japón.


   Hattori Hanzo se crió dentro del “Clan Hattori”, ubicado en la agreste y montañosa región de Iga, situada en el centro de Japón. Se considera que los clanes ninja de Iga por un lado y de Koga por otro fueron los más importantes del Japón, y se dedicaban a alquilar sus servicios a los señores samurái como espías o asesinos.

    Oda Nobunaga en su camino hacia la unificación de Japón decidió someter a su autoridad a los clanes ninja de Iga y Koga. El ataque de Nobunaga se saldó con la destrucción casi total del clan Iga. Las 80 familias que sobrevivieron al feroz ataque de desperdigaron por todo Japón buscando un señor que les brinde protección a cambio de sus servicios como guerreros shinobi. El clan Hattori recibirá la protección de la familia Tokugawa.

                                                    La tumba de Hattori

   Masanari Hattori, era el nombre original de Hattori Hanzo, nació en Mikawa en el año 1541. Su padre era Yasunaga Hattori, quien tras escapar de Iga se puso al servicio de Matsudaira Hirotada, señor de Mikawa, vasallos de los Tokugawa. Hattori Hanzo fue por tanto un ninja criado en Mikawa en vez de en Iga, como pasa a menudo su infancia destaca por que será sometido a un entrenamiento muy riguroso. El joven destacó enormemente en sus entrenamientos y a la temprana edad de doce años ya destacaba. Además, su padre, Yasunaga Hattori, le instruyó en la filosofía del “Ninpo”, el código de honor de los guerreros ninja. A la edad de 16 años Hattori Hanzo recibió el sobrenombre de “Hanzo el Demonio”, tras demostrar una gran habilidad guerrera en la campaña militar que realizó el nuevo señor de Mikawa, Ieyasu Tokugawa, contra el clan Uzichijo en Mikawa.

   Nuestro protagonista creció bajo el amparo y protección de los nobles señores de Mikawa, debido a eso tenía un gran afecto y una fidelidad total hacia el señor Ieyasu Tokugawa pese a que este era aliado de Oda Nobunaga, el destructor de Iga. Ieyasu Tokugawa conseguirá aumentar su poder al anexionarse algunos territorios rivales, conquistas que fueron posibles gracias a sus alianzas con varios clanes de provincias vecinas y sobre todo gracias a su alianza con Nobunaga. Hattori Hanzo destacará sobremanera en la batalla de Anegawa librada en 1570 contra los clanes Azai y Asakura y en la batalla de Mikatagahara, librada en 1572 contra el poderoso clan Takeda.

 
   Según las fuentes se menciona que nuestro protagonista solía pelear con una lanza (Yari) que pesaba unos 12 kg y medía un total de 4.38 metros, de los cuales 1.28 metros correspondían a la mortífera hoja de 5 centímetros de ancho. Según las fuentes de la época era todo un experto en el manejo de esta monstruosidad, siendo capaz de mover la lanza a una increíble velocidad, lanzando certeros golpes que sus enemigos apenas conseguían ver y menos detener, vamos una burrada propia de las leyendas. Pero una realidad más demostrable es que utilizaba una lanza corta (mochi-yari) que todavía se conserva en un templo Sainen-ji, en Tokio, donde también está su tumba.

   El 21 de Junio de 1582 el general Mitsuhide Akechi traicionó a su señor Oda Nobunaga y lo asesinó en el templo de Honoji. Ieyasu Tokugawa, al igual que otros generales de Nobunaga, fue sentenciado a muerte por las tropas de Mitsuhide Akechi, las cuales comenzaron a buscaban para matarle. Ieyasu Tokugawa se encontraba de viaje en Sakai cuando se enteró de la noticia de la muerte de Nobunaga y de que las tropas de Akechi buscaban su cabeza. Tokugawa viajaba con muy pocos guardias y su situación era desesperada, ya que no podría resistir un ataque enemigo. Pero Hattori Hanzo saldrá en ayuda de su señor y se encargará de la difícil misión de conducir a Tokugawa de vuelta sano y salvo a Mikawa. Contando con la valiosa colaboración de un ninja de Koga llamado Taro Shiro, Hattori planeó llevar a su señor de vuelta a Mikawa atravesando la agreste región de la reconstruida aldea de Iga, una zona sumamente peligrosa ya que estaba infestada de bandidos. Hattori Hanzo, haciendo valer sus derechos como líder de los clanes ninja de la aldea de Iga, formó un pequeño ejército con los 300 mejores guerreros ninja de Iga, estos hombres se encargarían de guiar a Ieyasu Tokugawa en su camino hacia Mikawa, encargándose de eludir las patrullas enemigas y de proteger a su señor de cualquier posible peligro despejando el camino a su paso. Tras llegar a salvo a Mikawa, Ieyasu reclutará un ejército compuesto por más de 400 ninjas de elite, entre ellos los ninja de Iga y Koga que le habían asistido durante su viaje hasta Mikawa. Este ejército de elite, llamado el grupo “Hassenshi”, será comandado por Hattori Hanzo, el cual a partir de entonces será conocido como “El fantasma”.


   En 1590 Hattori Hanzo encabezará el asalto que las tropas de Ieyasu Tokugawa realizaron sobre el castillo de Edo. Hattori con su grupo de tropas ninja tomó la puerta trasera del castillo, permitiendo la entrada del ejército para el asalto final. Tras su caída el castillo de Edo se convertirá en la nueva residencia de Tokugawa y posteriormente en su capital del shogunato. Tras el combate, Hattori fue premiado con la propiedad de las tierras de los alrededores del castillo, además, la puerta trasera del Castillo de Edo fue bautizada con el nombre de “Hanzo Mon”. Las tropas de Hattori serán también premiadas, siendo nombradas como tropas de la guardia principal del castillo Edo. Hattori además será premiado con la fama eterna, ya que será considerado en las fuentes de la época uno de los cinco mejores generales de Tokugawa.

   Pero la brillante carrera de Hattori Hanzo será truncada por los ninja de Kotaro Fuma el 4 de diciembre de 1596. Hanzo había partido con sus hombres para repeler el ataque y el saqueo de aldeas que estaban desencadenando los ninja de Fuma, pero estos consiguieron huir hacia el mar. Hattori Hanzo se embarcó y partió en su persecución, pero los ninja de Fuma eran mejores marineros y tras una ardua lucha en el mar, consiguieron hundir los botes de Hanzo y sus hombres. Mientras Hanzo y los suyos nadaban hacia la orilla, los ninja de Fuma se les adelantaron en sus botes y vertieron aceite muy inflamable en el agua, prendiéndolo posteriormente fuego y originando un gran incendio. Hattori Hanzo y sus hombres no pudieron hacer nada para evitar el fuego y murieron abrasados por las potentes llamas.


   Su hijo Masanari le sucedió en el mando de las tropas ninjas, las cuales tendrán un importante papel realizando varias exitosas emboscadas y ataques sorpresa en la épica y decisiva batalla de Sekigahara del 1600, batalla en la cual Tokugawa se impuso a los señores que le disputaban el trono de Shogun de Japón.

   A día de hoy Hattori Hanzo sigue siendo un personaje mítico en Japón, no solo por ser un experto sin igual en artes marciales, ni por su elevado sentido del honor y  lealtad, sino porque su nombre sigue apareciendo su nombre en diferentes medios, desde películas como Kill-Bill, videojuegos ( Samurái Shodown), o animes como Basilisk o Naruto.

Turnbull, Stephen. Ninja AD 1460-1650. Osprey, 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario