Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

viernes, 28 de septiembre de 2012

La Presa, de Kenzaburo Oé.







Sinopsis:

   “Cuando, en los días de la guerra del Pacífico, un avión enemigo se estrella en las montañas de una aldea de cazadores, los habitantes capturan al único superviviente, un soldado negro. En una aldea hundida en un valle, en mitad de un bosque y asilada después de una durísima estación de las lluvias, cerrada la escuela, los niños descubren con la llegada del prisionero negro una realidad excepcional, entre el terror y el asombro.
La contemplación de lo desconocido se disfrazará de amaestramiento. Pero el narrador, uno de los niños que vigilaron a la presa extraordinaria, irá adivinando que los amaestrados son los que miran cada gesto del sorprendente  soldado negro. El extraño altera el curso de los días repetidos: como si lo sagrado irrumpiera en la vida, y la transformara dotándola de un sentido nuevo.
   En La presa, que obtuvo el prestigioso premio Akutagawa y fue llevada al cine por Nagisha Oshima, cristalizaban algunas de las obsesiones constantes de la obra de su autor. Premiado con el Nobel un año antes del cincuenta aniversario de las explosiones de Hisrohima y Nagasaki, Kenzaburto Oé, miembro de una antigua familia samurai, ha escrito sus fábulas en una época de perturbación, en el Japón invadido, sin dioses, posterior a las bombas atómicas.
   La presa, hermosa y perturbadora obra maestra, combina con la visión de una realidad mutilada y desfigurada la nostalgia de una geografía mítica. Aunque la envidia hacia un pasado que paradójicamente ofrece la posibilidad de una vida nueva sólo despierta ira frente a los viejos dioses caídos y los dioses falsos y recién llegados.”

   La Presa (Shiiku en japonés) es una novela de Kenzaburo Oe publicada en 1958, cruda, de escritura sencilla, pero profunda. Una mirada al Japón rural de la época, desconocido para ellos cualquier tipo de contacto con la guerra, salvo por lo que les cuentan desde la “ciudad”. Una aldea donde todavía se fabrican sus herramientas de hierro y donde los niños prefieren caminar descalzos. La llegada del soldado americano negro trastocará una vida monótona y abrirá una brutal ventana iniciática para el joven protagonista en su camino hacia la madurez.
Supuestamente se basa en los recuerdos de Oe en su aldea natal, donde también se estrelló un avión estadounidense durante la guerra, cuando tenía nueve años. Recalco supuestamente ya que nunca hubo pilotos norteamericanos de color en el pacífico, solo en Europa. Quizás el recuerdo es auténtico pero distorsionado para dramatizar más el choque cultural que se sucede.

   Es una novela fácil de leer, y como muchas japonesas es corta, apenas rebasa las cien páginas Muy recomendable y con un vertiginoso final.

   También existe una adaptación al cine realizada en el año 1961 por Nagisa Oshima, de la que he encontrado un fragmento.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada