Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

lunes, 9 de julio de 2012

Una de dulces: los kastera

   Os aseguro que esta va ha ser una entrada dulce ya que esta vez os voy hablar de los kastera. Que no deja de ser una versión japonesa parecida a los “sobaos” españoles o a otros tipos de bizcochos, y está hecho con azúcar, harina, huevo y sirope de almidón.
   Sobre la procedencia del nombre hay dos posibles orígenes: Uno de ellos afirma que es el derivado del portugués Pão de Castela (Pan de Castilla). La otra que los ingredientes del kastera se mezclan como los del merengue cuando se hace merengue, se quiere hacer alto como un castillo, en portugués Castelo, y de ese castelo sale el kastera. Pero yo me decanto más por la primera hipótesis.

    Su historia es larga y comienza en Castilla cuando aproximadamente en 1480 nace este tipo de bizcochos. Con la llegada de los primeros portugueses a Nagasaki también lo hizo este tipo de dulces. Al no necesitar leche, ingrediente escaso en la isla, y conservarse en perfecto estado durante un largo periodo de tiempo, los japoneses de Nagasaki lo acogieron en su repostería, aunque fueron los mismos portugueses que residieron en la ciudad quienes adaptaron la receta a los paladares nipones.

   Como muchos sabéis Nagasaki fue durante mucho tiempo el único puerto abierto al mercado extranjero en todo Japón y por la cantidad de azúcar que llegaba a él, otro ingrediente difícil de encontrar por aquel entonces en Japón, la ciudad se convirtió en el sitio perfecto para la elaboración de dulces, adquiriendo una fama considerable. Tanto es así, que cuando en la época Edo se empezó a hacer kastera en Tokyo y Osaka, pero éstos nunca alcanzarían la calidad del de Nagasaki.

Espero que os haya gustado y aquí os dejo la receta: 

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada