Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

domingo, 12 de febrero de 2012

Yonaguni ¿La civilización perdida?

Artículo enviado por Valathor. 

   ¿Quien no ha oído hablar alguna vez de la leyenda de la Atlántida? Incluso dieciséis siglos después de su muerte, este mito de Platón sobre una civilización que desaparece bajo las aguas perdura casi con la misma intensidad que entonces ¿Porqué? Podríamos preguntarnos; una de las respuesta es, que muy probablemente, no es el único mito de estas características: el Diluvio Universal en la Biblia, la historia griega de Deucalión y Pirra, los continentes de Mu y Lemúria...

   Como no podía ser menos, en Japón también hay leyendas que nos hablan de majestuosos lugares hundidos bajo las aguas; me estoy refiriendo al cuento de Urashima Tarô, aquel joven que salva a una tortuga de unos gamberros, y esta, tras revelarle que era la hija del dios del mar, lo llevó en recompensa a su palacio submarino. A todos los niños japoneses les han contado alguna vez este cuento, y Kihachiro Aratake, un buceador profesional de la isla de Yonaguni, no era una excepción.

   Os pongo en situación: Yonaguni es una pequeña isla al sur de Okinawa, más cerca de la isla de Taiwan que de las cuatro grandes islas de Japón. El lugar se puede recorrer entero en no más de 40 minutos en coche; Aratake quería incentivar el turismo en el lugar, y creyó que ofreciendo la oportunidad de ver los lugares de reproducción de los peces martillo atraería a la gente; pero cuál fue su sorpresa al ver que no eran precisamente escualos lo que había encontrado tras recorrer lo que le pareció una especie de corredor: delante de él  se alzaba una gran y extraña estructura de piedra, que parecida a una pirámide escalonada esculpida en la roca. El buceador mantuvo su descubrimiento en secreto durante algunos años, pero al final, pensando en lo que podía suponer para su isla, se decidió a mostrar su descubrimiento al mundo.


   Fue por primera vez en 1992 (el descubrimiento se había hecho en 1987) cuando el primer científico buceó el lugar; el hombre en cuestión fue Masaaki Kimura, experto en geología marina y profesor de la Universidad de Ryukyu, quien defiende que, en sus propias palabras “Puedo decir casi al 100%, cerca del 100% que [las estructuras de Yonaguni] no puede hacerse de forma natural”.

   Parece ser pues, que tales estructuras fueron esculpidas por la mano del hombre. Pero de haber sido así tendría que haberse hecho cuando el lugar aún estaba en la superficie. Lo primero que uno puede pensar, dado que Japón se encuentra sobre una falla sísmica, es que un terremoto causó el hundimiento del lugar; aunque parezca la explicación más sencilla, es bastante improbable, ya que las estructuras habrían resultado altamente dañadas, como ya lo resultaron a raíz de un seísmo producido en 1998. Entonces, tenemos que suponer que el lugar fue erigido cuando el nivel del mar se encontraba más bajo, a finales de la última era glacial; estamos hablando de hace 10.000 años.

   Si, eso parece una edad desorbitada: una civilización 3000 años antes de lo aceptado comúnmente por la comunidad científica. Es aquí, como siempre, donde se crean las dos posturas: los historiadores más tradicionalistas niegan rotundamente que eso sea un megalito construido por la mano del hombre, mientras que, en el otro extremo, se habla de una revisión total de la historia (no podían faltar también aquellos que afirman que es obra de alienígenas). Llegados a este punto, me gustaría que, aunque sólo sea basado en imágenes, juzgaréis por vosotros mismos:





 

   Las imágenes siguientes pertenecen al megalito principal, pero el complejo entero parece extenderse en un área de 5 kilómetros; además, todas las estructuras comparten un rasgo común: están orientadas hacia el sur. Los (escasos) investigadores han encontrado también partes del lugar que parecen haber servido para un propósito específico:



 Esto parece ser un canal o un desagüe.


   La primera imagen se identifica como una tortuga, mientras que la segunda es reconocida por algunos como un rostro humano.

   Si no basta con esto, se han localizado unos agujeros paralelos entre ellos, que podrían haber sido usados para sujetar algún tipo de pilar de madera, e incluso se han encontrado partes hechas con un tipo de roca que no correspondería al lugar. Muchos expertos se declinan a pensar que el lugar es de formación natural, pero que en algún momento fue manipulado por la mano del hombre. No obstante, mientras los científicos occidentales, quienes de momento siguen teniendo la última palabra en estos temas, no acepten llevar a cabo una investigación profunda sobre el lugar, esto será simplemente considerado un montón de rocas fruto de la caprichosa naturaleza. Pero al final, lo que más cuenta es lo que piensa cada uno... Así pues que creéis ¿no es más que la imaginación de un puñado de personas o tenemos que reescribir la historia de la humanidad?¡El misterio está servido!


Referencias y “Para saber más”:

Vvaa. Los grandes misterios de la historia, Plaza y Janés editores.S.A. Barcelona. 2008.

http://www.youtube.com/watch?v=AmutJFpB50c

http://www.youtube.com/watch?v=rjYj1O9WyHw&feature=related

http://www.uchina.com.ar/blog/2007/10/23/ruinas-de-una-ciudad-submarina/

Existen otros numerosos documentales, imágenes, páginas con información extra e incluso imágenes grabadas por videoaficionados en la red, pero este material puede ser una buena introducción para quien le interese iniciarse en el tema.

1 comentario:

  1. Buen trabajo Valathor.
    Añado un muy buen enlace, en inglés...
    http://www.yonaguni.ws/

    ResponderEliminar