Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

miércoles, 31 de agosto de 2011

Un japonés en el Bando Nacional.


    Esta curiosa foto es una de las pocas donde se puede ver a un agregado del Imperio Japonés acompañado de un soldado del Ejército Nacional. Supuestamente esta foto fue tomada durante la Guerra Civil Española.

   El Gobierno Japonés reconoció a los Nacionales a comienzos de Diciembre de 1937. Algunas semanas antes, en octubre, había viajado a España un militar japonés perteneciente a los Servicios de Información destinado en la Agregaduría Militar en Berlín, Usami Uziki. Este realizó un informe sobre la situación militar española para el General Oshima, el cónsul japonés en Berlín. Oshima recomendó a su gobierno el reconocer al régimen de Franco, más afines con sus ideales.

    Tras el inicio de las relaciones diplomáticas, en diciembre de 1937, fueron destinados a la Agregaduría Militar en la España Nacional dos militares japoneses, Takata, y Yokota, hasta noviembre de 1938, en que fueron sustituidos por Noriya. Todos visitaron frecuentemente los frentes de combate, el protagonista de esta foto podría ser uno de ellos. Si alguien tiene más datos…


http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=7&t=17371&p=497263&hilit=japon#p497263 

sábado, 27 de agosto de 2011

Las momias japonesas.


    Esta vez trataré un tema un poco escabroso, el Sukushinbutsu (即身仏), que  significa "Consecución de la budeidad en vida". Se trata de una técnica muy agresiva para el cuerpo practicada por algunos monjes budistas buscando una “auto-momificación”, alcanzando así la iluminación y convirtiéndose en Budas.

   En el siglo XV monjes budistas de la escuela Shugendō, ubicada en el norte de Japón, comenzaron a buscar sus propias muertes y cuyos cadáveres terminaron muchas veces momificados. Cientos de estos monjes lo intentaron, pero pocos lo consiguieron, de los que solo se conocen poco más de una veintena de casos que se conservan en la actualidad.

     Una vez el monje tomaba la terrible decisión el proceso se alargaba durante casi nueve años, dividido en tres periodos:

    Durante los primeros 1.000 días los monjes sometían su cuerpo a ejercicio físico muy intenso y a una estricta dieta de frutos secos, bayas y semillas. Este proceso buscaba eliminar toda la grasa corporal del cuerpo, lo primero en descomponerse en un cadáver, quedándose el cuerpo tan solo en fibra, músculos y huesos.

    Durante la segunda fase, también de unos 1.000 días, la dieta se volvía cada vez más austera. Consistía esta solamente ya en raíces y cortezas. Además tomaban un té venenoso, realizado a partir del árbol Urushi, encargado supuestamente de matar a los microorganismos y gusanos que se alimentan del cuerpo una vez muerto. La verdadera razón es que los vómitos y la descomposición del estómago que causaban ayudaban a eliminar fluidos corporales del cuerpo.

    En la última fase, la más dura, el monje se colocaba en posición de meditación en un habitáculo enterrado en el suelo, de donde no se movería hasta su muerte. Un pequeño conducto de bambú para el aire y la cuerda de una pequeña campanilla eran el único equipamiento de la tumba. Mientras la campanilla sonara cada día los otros monjes sabían que este seguía con vida, una vez esta dejaba de sonar, los monjes tapaban del todo el agujero.

     Tras esperar durante otros 1.000 días los monjes abrían la tumba, si el cuerpo se había momificado se colocaba en el templo y se le consideraba un Buda. Si este se había corrompido se le enterraba con honores.

      A mediados del siglo XIX esta práctica fue prohibida en todo el país, aun así estas momias hoy en día todavía son veneradas como auténticos Budas. Me voy a abstener de subir fotos más morbosas pero si buscáis os sorprenderán.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Miyamoto Musashi en el cine

 
    
   Siguiendo con el tema central que me he marcado este mes, Miyamoto Musashi, os hablaré de, para mí,  la mejor adaptación que se ha hecho sobre el personaje. Se trata más bien de una trilogía que se rodó entre los años 1954 y 1956. Dirigidas las tres por Hiroshi Inagaki con el grandioso una vez más Toshiro Mifune en el papel protagonista.


    No me extenderé mucho en el argumento ya que es parecido al manga Vagabond, ya que ambos se basan en la novela Musashi, de Eiji Yoshikawa, convertido en uno de los clásicos de la literatura japonesa con 120 millones de copias vendidas y que comenzó a publicarse entre el 1935 y el 1939.



    Samurái I: Miyamoto Musashi. En esta primera parte vemos como un joven Musashi, llamado en el film Takezo se marcha de su pueblo junto a un amigo para buscar gloria y fortuna. Recalcar que esta película es quizás la mejor de las tres y lo refleja el Oscar que ganó en 1955 a la mejor película extranjera.

    La segunda se titula Zoku Miyamoto Musashi: Ichijoji no ketto” (“Samurai 2: duelo en el Templo Ichigoji”). En esta parte el protagonista es ya un samurái temido por su destreza y ferocidad, pero muy impulsivo y lleno de fuerza bruta. En esta parte hace su presencia el que será su rival más importante: Sasaki Kojiro.

 
    En la tercera entrega, “Miyamoto Musashi kanketsuhen: ketto Ganryujima” (“Samurai 3: duelo en la isla Ganryu”), donde se nos muestra ya a Musashi como una leyenda. Conocido ya en todo el país será retado por Kojiro en un duelo legendario. Este duelo fue reflejado con gran fidelidad a las crónicas reales y con una fotografía excepcional, sin duda una de las escenas más famosas del cine de samuráis.


lunes, 22 de agosto de 2011

Sabías que...


    Sabías que en los colegios de Japón es obligatorio vestir uniforme desde el siglo XIX. Aunque no sería hasta el 1920 cuando se introduciría el conocido traje de marinero; tanto para chicas, el sailor outfit (セーラー服,  sērā-fuku ); como para chicos, llamados gakuran (学ラン) o tsume-eri  (), de estilo militar e inspiración prusiana.

    Antes de implantarse la moda marinera los alumnos vestían más tradicionalmente, en este caso el uniforme consistía principalmente en un hakama (), que es un pantalón ancho con varios pliegues que seguro habéis visto mil veces.



viernes, 19 de agosto de 2011

El Japón de los años 30.


    Hoy os traigo un interesante (y largo) video donde se nos muestran diferentes imágenes a partir de la década de los treinta; comenzando por la bahía de Tokio y el Hotel Imperial nos dirigimos al barrio de Asakusa con sus calles atestadas de gente. Después asistimos a la presentación  de coches por parte de Nisan y más presentaciones de 1937. El video termina con un barrio de Ginza recién terminada la guerra (1945), comparándola con el Ginza actual.



  

martes, 16 de agosto de 2011

Vagabond

   
     Continuando con el monográfico de este mes, dedicado a una de las figuras históricas más representativas de Japón, hoy hablaré de Vagabond (バガボンド ), vagabundo en castellano, el manga biográfico sobre la vida de Miyamoto Musashi. Realizado por el dibujante Inoue Takehiko, está basado en las novelas de Eiji Yoshikawa, Musashi.

   Comenzó a ser serializado en el año 1998 en la revista Shukan Moningu y sigue publicándose hoy en día habiendo vendido más de 22 millones de copias en todo el mundo.

     En esta obra, de tono adulto, el autor utiliza un estilo crudo, impactante y muy realista, sobre todo en las escenas con espada, acercándose lo más posible a la figura real y la época que está representando.

    Tal es su éxito que en año 2000 recibió el Gran Premio del Festival de las Artes de manos del ministerio de cultura. Entre otros premios y nominaciones destaca la nominación al Premio Eisner del 2003.




martes, 9 de agosto de 2011

El Dokkōdō

 

   El Dokkōdō (独行道, “El camino de la soledad”), es una obra escrita por Miyamoto Musashi una semana antes de su muerte en 1645. Más que una obra en si se trata de una serie de preceptos o consejos. Depende de la versión varía su número aunque aquí pondré la versión que contiene 21:

  1. Acepta todo exactamente de la manera que es.
  2. No busques el placer por su propio bien
  3. Bajo ninguna circunstancia, no dependas de un sentimiento parcial.
  4. Piensa ligeramente en ti y profundamente en el mundo.
  5. Mantente separado del deseo a lo largo de toda tu vida.
  6. No te arrepientas de lo que has hecho.
  7. Nunca seas celoso
  8. Nunca te entristezcas por una separación.
  9. El resentimiento y las quejas no son adecuadas ni hacia ti mismo ni hacia otros.
  10. Nunca permitas que te guíe la lujuria o el amor.
  11. No tengas preferencias en ninguna cosa.
  12. Se indiferente hacia en donde vives.
  13. No persigas el probar buena comida.
  14. No te aferres a posesiones que ya no necesites.
  15. No actúes siguiendo costumbres o creencias.
  16. No colecciones armas o practiques con ellas más allá de lo útil.
  17. No temas a la muerte
  18. No busques poseer bienes o feudos en tu vejez.
  19. Respeta a Buda y los dioses sin contar con su ayuda.
  20. Puedes abandonar tu cuerpo pero debes perseverar en el honor.
  21. Nunca te apartes del Camino.                                                

domingo, 7 de agosto de 2011

Hiroshima, el anime.

    
     Continuando con el infame aniversario del lanzamiento de las bombas atómicas sobre Japón os remito a esta película, del año 1983. Basada en un manga del mismo nombre titulado Gen el descalzo (はだしのゲン Hadashi no Gen), Hiroshima en España. Se trata de la historia autobiográfica del propio autor del manga en el que se basa, Keiji Nakazawa.

    “Es el verano de 1945. 3 años han transcurrido desde que la guerra entre Japón y los EE.UU. comenzó. Gen es un muchacho joven que vive una vida dura pero satisfactoria en la ciudad de Hiroshima. El alimento es escaso, y la familia de Gen está sufriendo por la desnutrición severa, que pone en peligro a su madre embarazada. 

    Gen y su pequeño hermano Shinji ayudan a su padre y a su madre en el trabajo e intentan cerciorarse de que su familia sobreviva los tiempos difíciles. Poco saben de lo que tienen los americanos preparado para la ciudad de Hiroshima, y en la fecha el 6 de agosto de 1945 sus vidas cambiarán dramáticamente.”

    Se trata de una película muy dura, donde se suceden varias escenas bastante crudas. Otro drama en la línea de La tumba de las luciérnagas. Esta historia fue uno de los primeros manga en publicarse en Estados Unidos.


sábado, 6 de agosto de 2011

Un 6 de Agosto.

 
 
    Tal día como hoy, hace 66 años, los estadounidenses lanzaron la primera bomba atómica sobre la ciudad japonesa de Hiroshima. Tres días después,  se lanzó otra bomba similar sobre Nagasaki. El pánico instó al gobierno nipón a la rendición el 15 de agosto. El 2 de septiembre el Imperio japonés firma la capitulación definitiva, que pone fin a la guerra del Pacífico y también la 2ª Guerra mundial.

    El recuento de víctimas es escalofriante, 140.000 personas en Hiroshima y 80.000 en Nagasaki, aunque sólo la mitad había fallecido los días de los bombardeos. Entre las víctimas, del 15 al 20% murieron por lesiones o enfermedades atribuidas al envenenamiento por radiación. Desde entonces, muchas otras víctimas han fallecido de leucemia (231 casos observados) y distintos cánceres (334 observados) atribuidos a la exposición a la radiación liberada por las bombas. La mayoría de las muertes fueron de civiles.

     La importancia de estas bombas en la rendición de Japón, así como la justificación ética de EE.UU. ha sido un tema ampliamente debatido desde entonces, pues hay dudas acerca de si el uso de estas bombas fue absolutamente necesario para conseguir la victoria definitiva sobre los japoneses.
   

martes, 2 de agosto de 2011

Miyamoto Musashi

Grabado, s. XIX.  

    Sin duda uno de los personajes más conocidos e influyentes de la historia japonesa de todos los tiempos, un samurái legendario. Así que durante este mes intentaré acercaros un poco más a este apasionante personaje rodeado muchas veces de leyenda. Y que todavía hoy, siglos después de su muerte, sigue causando fascinación y devoción en muchos casos.

   Su nombre real era Shinmen Musashi No Kami Fujiwara No Genshin, aunque los japoneses le suelen llamar Kensei, “El espadachín divino”. Sin duda es el samurái más famoso de todos los tiempos, y que sencillamente se le conoce por Miyamoto Musashi.

   Las fuentes sitúan su nacimiento sobre el año 1584, en el pueblo de Miyamoto, provincia de Mimasaka. Nacido en el seno de una familia noble, su abuelo, Hirada Shokan, era un servidor del amo del castillo de Takeyama, perteneciente al clan Harima. Situado en la provincia de Kyushu, la isla más meridional del archipiélago.

   Con solo seis años de edad muere su madre y un año más tarde su padre muere o lo abandona, la historia cambia según las fuentes. Lo que sí se sabe es que el joven se queda al cargo de su tío, sacerdote budista. Conocido ya por ser impetuoso y muy fuerte para su edad, es en esta época cuando nuestro protagonista comienza a estudiar kendo.

Una de las muchas estatuas en su honor.  

   Con tan solo trece años de edad y sin estar consagrado en ninguna escuela se enfrenta a su primer duelo. En este primer enfrentamiento venció y mató a Arima Kihei, de la escuela Shinto, con su bokken, un sable de madera utilizado para practicar kendo. A los dieciséis otro samurái llamado Tadashima Akiyama también fue derrotado de la misma manera. Durante esta época las guerras civiles asolaban el país, y con solo diecinueve años se alista en el ejército de Achicaga para luchar contra Tokugawa Ieasu. Logrando sobrevivir a una de las batallas más importantes de la historia japonesa, la Batalla de Sekigahara, donde murieron más de sesenta mil soldados en solo tres días. También sobrevivió a la cacería que se produjo tras la batalla sobre los perdedores supervivientes.

   Con veintiún años llega a Kioto donde espera seguir batiéndose, comenzará con una de las familias más poderosas de la ciudad, los Yoshioka. Se cree que muchos años atrás su padre fue vencido por esta familia, de aquí su elección. Comenzó venciendo al cabeza de familia e hijo mayor de la familia, desarmándolo, y mató al hijo menor abriéndole la cabeza con su espada de madera. Poco después es retado por el tercer hermano de la familia, Hanshichiro, en realidad se trataba de una encerrona donde Musashi se enfrento a todos los guardaespaldas logrando escapar de la trampa.


El duelo más famoso será contra Sadaki Kojiro.

    A partir de aquí abandona Kioto y comienza su Musha Shugyo, su búsqueda de la espiritualidad, vagando de un lugar a otro luchando contra cualquiera en su “camino de la espada”. Dentro de la leyenda se dice que nunca tomó un baño debido a su aspecto siempre desaliñado y sucio, hecho poco probable ya que era invitado en hogares de renombre donde debía de irse bien aseado. 

    Tras vagar durante años por el país, en 1612, ya con 28 años celebrará su duelo más famoso, será contra Sadaki Kojiro, otro de los más grandes y famosos espadachines de la época. Esta fue la última vez que vertería la sangre de otro, a partir de este duelo y declarándose invencible, solo utilizaría para luchar una espada de madera. Durante todos estos años nunca perdió un duelo, se contabilizan unos 70 duelos. Todos ocurridos antes de los 30 años de edad.

    Tras cumplir los treinta se retiró durante un año en un templo zen de Kofuku, prosiguiendo con sus estudios. Pero para el 1615 la sombra de la guerra volvió a aparecer en el horizonte. Esta vez se unió a las fuerzas de Tokugawa, contra las que había luchado 15 años antes.

Musashi Miyamoto, una de las pocas imágenes que se conservan.

   Después de participar en varias campañas siguió con su peregrinaje, entrenamiento y batiéndose con cualquiera que lo retara. Se dice que su ansia de conocimiento no tenía fin, cultivó poesía, pintura y escultura, convirtiéndose en un virtuoso en todas estas disciplinas.

    Con el tiempo decidió asentarse en la provincia de Ogura, e incluso adoptó a un joven llamado Iori.  Años más tarde aceptó convertirse en comandante del castillo de Kumamoto. En el año 1943, a los 59 años de edad decide retirarse a una cueva del monte Iwato. Allí comenzará a escribir “El libro de los cinco anillos”, un compendio de todo lo aprendido a lo largo de su vida. Se trata de una de las obras más conocidas de la literatura japonesa de todos los tiempos. A los 62 años y tras terminar el libro murió, siendo enterrado en el templo Taisho.