Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

jueves, 28 de julio de 2011

Sabías que...

    ¿Sabías que el hotel más viejo del mundo está en Japón? Se trata del Hoshi, que es un ryokan (hotel tradicional japonés) situado en el área Awazu Onsen de Komatsu, en la prefectura de Ishikawa. Fundada en el año 717, es el hotel más antiguo del mundo aún en funcionamiento según el Guinness World Records.  Lo que es lo mismo 1306 años en servicio, impresionante.



martes, 26 de julio de 2011

Revueltas estudiantiles en los 60.


Contexto histórico en el libro Tokio Blues (Norwegian Wood).

   En mi último cumpleaños me regalaron este interesante libro, aunque no voy a hacer ninguna crítica del mismo que para eso ya hay muchos blogs. Lo que si voy a hacer es analizar el contexto histórico en el que transcurre la historia.

    La acción transcurre durante los tormentosos años 60, cuando estaba leyendo el libro me sorprendió que en un país tan disciplinado como Japón se contagiara durante esa época de las revueltas estudiantiles y culturales que surgían en occidente. Aunque hay que decir que Murakami los aborda con cierto escepticismo.

    Todo comienza en 1963 cuando se producen unos enormes e inesperados desórdenes estudiantiles en el campus de Berkeley, de la Universidad de California. Los detonantes de la protesta fueron: la masificación estudiantil, la participación universitaria en los planes belicistas del gobierno y, sobre todo, el descontento generalizado referido a temas tan amplios como las desigualdades económicas, el racismo, la obsesión consumista y el puritanismo sexual.

    
    Este movimiento de indignación no tardó en difundirse por Europa llegando hasta Japón. La mecha se enciende cuando en 1960 se firma en Washington un acuerdo entre los gobiernos japonés  y estadounidense, por el cual este último tenía derecho a establecer bases militares en suelo Japonés. Todo esto en previsión de un futuro ataque al país nipón, ya que Japón no tenía ejército.

    Esta decisión y el ambiente político general desembocaron en una oleada de indignación estudiantil, los Zengakuren (asociaciones de estudiantes) se revelan. El partido comunista japonés, declarado antiamericano, comenzó a escindirse en nuevos grupos cuya influencia llegó hasta los estudiantes universitarios creando “unidades políticas”. 

    También se protestaba contra el tratado de paz entre Japón y Corea del Sur y contra la Guerra de Vietnam. Será a finales de la década cuando la Universidad de Waseda alzó la voz contra el incremento en las tasas de las matrículas. Con la ayuda de la oposición lo que había comenzado como un ejercicio de protesta legítimo acabó derivando en actos violentos y sinsentido. Hubo muertos y detenidos en diversos enfrentamientos contra la policía, el vandalismo y la violencia se hicieron comunes en las marchas de aquella época.

    Pese a todo esto a principios de los 70 se llegó a un supuesto acuerdo entre los grupos revolucionarios y las autoridades llegando este movimiento a su fin.


domingo, 24 de julio de 2011

La despedida de un soldado.

    
    Navegando por internet he encontrado estas fotografías de la fiesta homenaje de despedida de un soldado que marcha hacia el frente durante la Segunda Guerra Mundial.

    En esta primera foto el nuevo recluta escucha un discurso patriótico acompañado de representantes de las Asociaciones de Veteranos y de una mujer representando a la Asociación de Mujeres Patrióticas.


     Aquí podemos ver  a nuestro futuro soldado posando junto a los estandartes de las diferentes asociaciones mencionadas anteriormente.



 ¡BANZAI!¡BANZAI!


     Y por último tenemos a su esposa y su hijo. Tanto los familiares como los propios soldados no albergaban muchas esperanzas de que estos últimos regresaran con vida.

viernes, 22 de julio de 2011

Las figuras Haniwa

    
    Es difícil para los historiadores interesados en la historia antigua japonesa estudiarla por las pocas fuentes existentes. Una de las ayudas para todo interesado en estas primeras épocas son las estatuillas Haniwa (埴輪).

     Se trata de figuras de terracota elaboradas para su uso en rituales y enterradas como objetos funerarios durante el período Kofun (III-VI d.C). Durante este periodo se desarrolló una clase aristócrata de gobernantes militares, los cuales quedaron representados en los haniwa junto a sus ropas, armas, etc.

     Los yacimientos más importantes se han encontrado en Honshū, especialmente en la región Kinai, y también en la parte norte de Kyūshū.


lunes, 18 de julio de 2011

Historia del baseball en Japón Parte 2


     Para el año 1960 los Gigantes de Yomiuri ya se habían convertido en el equipo más popular y exitoso del país tras haber ganado 4 de las 8 (de 10) series finales disputadas. El poderío económico del Grupo de Medios Yomiuri, que para ese momento también abarcaba la recién nacida televisión, le permitió al club contar con todas las facilidades necesarias para mantener el más alto nivel competitivo. Este poder le permitió al equipo hacerse con los servicios de los mejores jugadores profesionales disponibles y también desarrollar a sus futuras estrellas.

     Para finales de los años 70 los Gigantes de Yomiuri constituían la única dinastía de la historia del béisbol japonés, pero esto cambiaría en la década siguiente gracias a la visión y ambición de un solo hombre: Yoshiaki Tsutsumi, dueño de la Corporación Seibu, para entonces el hombre más rico del mundo.



        En 1977, Tsutsumi decidió incursionar en el negocio de la pelota profesional a través de la construcción de un moderno estadio ubicado en una hermosa zona natural rodeada de árboles y lagos en la ciudad de Tokorozawa, un suburbio del noroeste de Tokio. La idea original era que los 12 equipos profesionales disputaran partidos ocasionales en el nuevo estadio, pero cuando su construcción estaba a punto de concluir Tsutsumi decidió comprar directamente uno de los equipos, mudarlo a su propio estadio y llevar a los fanáticos hasta él en su propia línea de trenes y autobuses. Los Leones de Crown Lighter, que para 1979 jugaban en Fukuoka, fueron el club seleccionado y desde entonces se les conoce como Leones de Seibu.



     El club conquistó su primera Serie de Japón en 1982 y en los 10 años siguientes conseguiría otras siete más, además de ocho campeonatos de la Liga del Pacífico. Hoy día, el club suma un total de 13 Series de Japón y 21 títulos de la Liga del Pacífico y sólo es superado en laureles por los Gigantes de Yomiuri.

      Hoy día, el balance de poderes dentro del béisbol profesional japonés es más equilibrado. Yomiuri y Seibu siguen siendo los equipos más exitosos y más poderosos económicamente, pero clubes más modestos como Yakult, Yokohama y Orix han progresado al punto de poder ganar también la Serie de Japón una o más veces en los últimos 17 años.En 2006, Japón se consolidó como una de las máximas potencias mundiales de béisbol al derrotar a Cuba en la final del primer Clásico Mundial de Béisbol.




http://www.exordio.com/1939-1945/civilis/vdomestica/baseballJAP.html
http://beisboljapones.com/joomla/index.php

viernes, 15 de julio de 2011

Sabías que...


    El glutamato monosódico, un potenciador del sabor utilizado en todo el mundo en infinidad de productos, fue descubierto por un científico japonés. 

    El glutamato monosódico estimula receptores específicos de la lengua produciendo un gusto esencial que se conoce con el nombre de umami (うま味) que significa gusto sabroso en japonés. Estudios psicofísicos han evidenciado que el umami es un gusto independiente de los cuatro gustos esenciales, dulce, amargo, salado y agrio. Hoy se reconoce como el quinto gusto. 

    Hace 100 años el glutamato fue extraído del alga Laminaria japonica por el profesor de química de la Universidad Imperial de Tokio Kikunae Ikeda (池田菊苗, 8 de octubre de 1864- 3 de mayo de 1936). Además de producir el gusto umami, el glutamato también estimula la secreción de saliva en la boca y potencia la secreción de jugos gástricos en el estómago.

miércoles, 13 de julio de 2011

Ishikawa Goemon


    Ishikawa Goemon (石川五右卫门, - 08 de octubre 1594) es un legendario bandido japonés.

     Existe muy poca información sobre su vida y son muchas las teorías sobre sus orígenes, apareciendo por primera vez en la biografía de Toyotomi Hideyoshi  (1642). Se especula con que nació como Sanada Kuranoshin en 1558, en una familia samurái al servicio de los del clan Miyoshi, en la provincia de Iga. En 1573, cuando su padre fue asesinado por los hombres del shogunato Ashikaga, Sanada, de 15 años de edad, juró venganza y comenzó a entrenar en las artes del ninjutsu. Sin embargo, se vio obligado a huir cuando su maestro descubrió el romance de Sanada con una de sus amantes. Otras fuentes dicen que su nombre podría ser Gorokizu (五郎吉), que nació en la provincia de Kawachi y que no era un nukenin (ninja renegado) en absoluto.

     Sea cual sea su origen se conoce que se trasladó a la región de Kansai , donde formó y dirigió una banda de ladrones y bandidos como Ishikawa Goemon , robando a los ricos señores feudales, los comerciantes y clérigos, para después compartir el botín con los campesinos oprimidos. 


     La fecha de su muerte también es incierta, algunos registros dicen que esto tuvo lugar en verano, mientras que otras fuentes dicen que ocurrió el 08 de octubre. Fue condenado y hervido vivo en una gran olla de hierro con forma de bañera que a partir de entonces se conoce como goemonburo ("baño de Goemon"). Antes de morir, escribió un famoso poema de despedida, diciendo que no importa qué ocurra, siempre habrá ladrones. Una lápida dedicada a él se encuentra en Daiunin, un templo ubicado en Kyoto.

     Actualmente sigue siendo un personaje muy conocido en Japón, considerado el Robin Hood japonés, a protagonizando desde tradicionales obras de Kabuki hasta películas, cómics y videojuegos.

martes, 12 de julio de 2011

Historia del baseball en Japón. Parte 1

   
    El Yakyu, que es como se conoce el beisbol en japonés, tuvo su comienzo como deporte profesional a partir del 1936. Pero su introducción en Japón ocurre muchos años antes, este deporte ya se practicaba desde la década del 1870, introducido por los estadounidenses que llegaban a las islas.

    Como es costumbre en los japoneses, en sus comienzos se jugaba con mucha rigidez y al principio se practicaba en las universidades como un arte marcial para fortalecerse tanto física como mentalmente. Sería un estudiante de ingeniería llamado Hiroshi Hiraoka, quien tras varios años en los Estados Unidos, en 1878 fundará a su regreso el primer equipo de beisbol japonés, el Club Atlético Shimbashi. En poco tiempo se popularizó enormemente estableciéndose como la disciplina deportiva más importante en todas las escuelas y universidades del país.

     En el 1915 se organiza el primer Torneo Anual de Escuelas Secundarias, evento abierto a todas las escuelas del país. Todavía hoy se realiza en dos ediciones al año: una en marzo y otra en agosto.

     La popularidad de este torneo es tan alta que incluso se retransmite en televisión a nivel nacional y su cobertura en la prensa escrita es casi la misma que los partidos profesionales. Este campeonato se realiza siempre en el mismo estadio: el legendario Estadio Koshien, sede de los Tigres de Hanshin. Este estadio ha aparecido repetidas veces en mangas deportivos y películas.

     La razón de la popularidad del torneo es el hecho de que los jóvenes no juegan por dinero, sino por el prestigio de poder coronarse campeones, lo que despierta la admiración de los fanáticos. De hecho, una de las razones por las que el profesionalismo se tardó tanto en establecerse en Japón fue que por mucho tiempo la idea de jugar béisbol por dinero era vista como profana.



La liga profesional

     A finales del 1934, el dueño del periódico Yomiuri, Matsutaro Shoriki, organizó una gira de estrellas para fomentar este deporte con la idea de formar en el futuro el primer equipo profesional de Japón. Ocurririan dos cosas importantes que le ayudarían a conseguir su objetivo.

     La primera fue la participación de las mejores estrellas de las Grandes Ligas de América en la gira. Babe Ruth, Lou Gehrig, Jimmy Foxx, Charlie Gehringer y compañía llegaron a Japón a participar en los juegos de exhibición organizados para el evento. La segunda, fue el inesperado salto a la fama del lanzador juvenil Eiji Sawamura, quien con 17 años apenas cursaba su último año de la escuela secundaria en aquel momento. Como lanzador en un partido de exibición Sawamura eliminó el solo a Ruth, Gehrig, Foxx y Gehringer, saltando evidentemente a la fama tras esta azaña.

    El 26 de diciembre del 1934 Shoriki fundó el primer equipo profesional del país, Los Gigantes de Yomiuri. El 10 de diciembre del 1935 se fundó el segundo, Los tigres de Hanshin. Con la formación de siete equipos, el 5 de febrero de 1936 comenzó la primera liga profesional de Japón, activa pese a la guerra hasta 1949.

                                                                        Eji Sawamura
    
    Pero la liga japonesa de beisbol tal y como se conoce hoy en día no dio comienzo hasta el 1950. El fin de la reestructuración tras la guerra y el final de la ocupación norteamericana promovió la aparición de varios equipos nuevos con la consecuente aparición de una segunda liga profesional. Para determinar al campeón nacional se creó una serie final llamada la Serie de Japón.

     Estas dos ligas se denominan la Liga Central, donde participan ocho clubes:Los Gigantes de Yomiuri, los Tigres de Hanshin, los Dragones de Chunichi, las Golondrinas de Kokutetsu, las Carpas de Hiroshima, las Ballenas de Taiyo, los Piratas de Nishi-Nippon y los Petirrojos de Shochiku. Y la la Liga de Pacífico que agrpó a siete equipos: los Oriones de Mainichi (el primer campeón de las Series), los Leones de Nishitetsu, los Bravos de Hankyu, los Voladores de Tokyu, los Halcones de Nankai, las Perlas de Kintetsu y las Estrellas de Daiei. 


    En el año 1955 se produce otro hito importante para la historia del beisbol nipón, los Bravos de Hankyu fichan al primer extranjero de la liga, el cubano Roberto “Chico” Barbón, procedente de las categorías menores de los Dodgers de Brooklyn en los Estados Unidos.

domingo, 10 de julio de 2011

Los siete samuráis

     
    
     Sin duda Los siete samuráis (七人の侍 Shichinin no samurái) es una de las películas más recomendable para el aficionado al cine japonés. Por eso no creo que vaya a descubrir nada nuevo sobre esta gran obra que además es una de mis películas preferidas.

     Realizada en 1954 por el director Akira Kurosawa, obtuvo el León de Plata en la Mostra de Venecia, dos nominaciones al Oscar y tres nominaciones al BAFTA, todo esto en una época en la cual el cine oriental tenía una nula tirada fuera de sus países de origen.

     Como muchos sabéis se trata de una de las películas más influyentes de la historia, en 1982 fue elegida en la lista de Sight & Sound's entre las diez películas más grandes de todos los tiempos, y entre las diez películas preferidas de los directores en las votaciones de 1992 y el 2002. Incluso los americanos hicieron su versión western: Los siete magníficos.

     El argumento es sencillo, en el Japón del siglo XVI los habitantes de un poblado de campesinos, hartos de ser periódicamente asaltados por una horda de bandidos, deciden hacer algo al respecto. El miembro más anciano del pueblo sugiere contratar samuráis para que los defiendan. Tras varios intentos fallidos de encontrar samuráis dispuestos a luchar tan solo a cambio de comida, encuentran a uno llamado Kanbei, que decide ayudarles. Gracias a Kanbei, consiguen reunir a un grupo de siete, que defenderán el poblado más por su valentía y ética, que por los dos puñados diarios de arroz que se les ofrecía.

     Kurosawa fue pionero en esta cinta de dos técnicas cinematográficas, el uso de tres cámaras simultáneamente, con el fin de captar planos largos, medianos y cortos; así como el uso del slow-motion. Técnica que influyo en otros realizadores como Sergio Leone y Sam Peckinpah, en su tendencia por lograr un estilizado toque de violencia en sus filmes y que a su vez han influenciado a la mayoría del cine de acción contemporáneo.


    
     Pero sin duda lo mejor de la película son sus personajes, cada uno de ellos perfectamente definidos:

     Empezando por Toshiro Mifune (Kikuchiyo): un joven de origen campesino que intenta llegar a ser conocido como un verdadero samurái, de carácter iracundo y también es el personaje humorístico del grupo. Una de sus mejores actuaciones y mi personaje preferido del cine.

     Takashi Shimura (Kanbei): un soldado nato cuya capacidad de dirigir y habilidad táctica le convierten en el líder natural. Siente que nunca ha ganado una batalla. Este actor era uno de los habituales en la mayoría de películas de Kurosawa.

     Daisuke Kato (Shichiroji): un antiguo amigo de Kanbei, además de un excelente y experimentado guerrero. Ostenta aparentes conocimientos taoístas. Otro habitual del cine de samuráis, aparece en Los 47 ronins y Rashomon.

     Ko Kimura (Katsushiro): el más joven del grupo. Intenta aprender a ser un buen samurái, aunque aún le falta experiencia.

     Minuro Chiaki (Heihachi): el miembro más alegre del grupo, y quizás el único al que las guerras no han extirpado el buen humor. No tiene mucha experiencia, se dedicaba a cortar leña.

     Seiji Miyaguchi (Kyuzu): el maestro en el arte de matar con la espada. Su único objetivo en la vida es perfeccionar su estilo de combate y sus habilidades samurái.

     Yoshio Inaba (Gorobei): un samurái experimentado y una buena persona. Podría salir casi de cualquier problema gracias a su ingenio.

Sin duda una película indispensable, no os dejéis intimidar por su duración, merece la pena.