Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

jueves, 31 de marzo de 2011

El Ocaso del Samurái



   El Ocaso del Samurai es una de esas películas que pasan por occidente sin pena ni gloria pero con unas buenas críticas y te dices que tienes que verla, pero te olvidas. Pues la reencontré el año pasado y de verdad que mereció la pena.
Se trata de una película de samuráis, llamadas chanbara (チャンバラ), que es el ruido de las espadas al chocar entre ellas. Pero tampoco se trata de una película típica de samuráis, la historia refleja los últimos momentos de una sociedad que cambiará drásticamente en pocos años (1868 y la revolución Meiji).

   “Seibei Iguchi es un samurái de rango inferior del clan Unasaka que vive en la provincia de Shonai, al noreste de Japón, alejado de la gloria y trabajando como burócrata en el Japón de mediados del siglo XIX. Sin embargo, para mantener a su madre, ya senil, y a sus dos hijas, este samurái viudo se verá obligado a hacer algún trabajo extra. Un día, Iguchi se entera de que Tomoe, su amor de toda la vida, se ha divorciado de su cruel marido, de modo que se abren nuevas perspectivas en su vida. Un guerrero atado por el código de honor de los samuráis cuya capacidad como tal se acabará poniendo a prueba en una sociedad convulsa.”


   Nuestro protagonista es el ejemplo de una sociedad que se ha convertido en decadente; pobre, sin asear y con la ropa hecha jirones, es continuamente objeto de burlas por parte de sus compañeros funcionarios. Una película sensible donde los momentos de afinidad hacia el protagonista se suceden continuamente, está es una película imprescindible del cine japonés de la última década.

   El director japonés Yôji Yamada está a los mandos de esta película galardonada en el 2002 con 12 de los 14 premios de la Academia Japonesa a los que optaba y que, además, estuvo nominada al Óscar a la mejor película extranjera. El guión se basa en tres novelas cortas de Shuhei Fujisawa, uno de los escritores más destacados de la literatura de ficción sobre samuráis de su país. Hiroyuki Sanada (El último samurái) y Rie Miyazawa protagonizan la cinta acompañados por Ren Osugi y el debutante Min Tanaka.


, ''chanbara''

sábado, 26 de marzo de 2011

El Burei-Uchi


   El burei-uchi ,o Kirisute-gomen según la enciclopedia japonesa, fue una ley por la cual los samurais durante la época edo (s. XVII-s. XVIII), tenían el derecho de matar automaticamente a cualquier persona de status inferior que según ellos les hubiera insultado quedando indemnes ante la ley.

   Este derecho, como pasa muchas veces, fue aprovechado para cometer las más variadas atrocidades, desde matar a un niño que jugando se tropieza contigo, hasta matar al tabernero por cobrarte más de lo que tu quieres pagar. Otra prueba de las grandes diferencias entre los diversos estratos de la sociedad medieval japonesa.

jueves, 24 de marzo de 2011

Mas Oyama

  
   Hace poco recomendé una película ,“biográfica”(Fighter in the wind), de un personaje muy conocido en el mundo de las artes marciales . Me parece muy curiosa su biografía que paso a resumir brevemente.

   Ōyama Masutatsu (大山倍達, Ōyama Masutatsu, Julio 27, 1923 – Abril 26, 1994) Conocido popularmente como Mas Oyama, fue un maestro de Karate de origen coreano, fundador del estilo Kyokushinkai. 

   A los nueve años comenzó a estudiar artes marciales y sobre los 16 se trasladó a Japón en plena guerra donde intentó alistarse como piloto, su origen coreano se lo impidió. Pero se quedo en Tokio donde comenzó a estudiar karate.



   Sus habilidades son increíbles; practicó boxeo y lucha olímpica, sabía Kempo o kung fu/ wu shu, fue Cuarto Dan de Judo y 10 Dan en Karate.
   


   Se retiró varias veces a las montañas donde entrenaba 12 horas al día, entrenamiento que sus seguidores hoy en día siguen haciendo. Ganó varios torneos y durante los cincuenta viajó a Estados Unidos donde venció en 270 combates sin perder nunca. Parte de su duro entrenamiento lo realizaba luchando contra toros solo con su fuerza, en una exhibición en México fue corneado y casi pierde la vida. En total luchó con 52 toros, a tres de los cuales llegó a matar.

   Para los escépticos en el sagrado youtube existen muchos videos de este personaje en una de sus innumerables luchas contra un supuesto toro salvaje, una bestia el tio.


viernes, 18 de marzo de 2011

El crisantemo y la espada


   El crisantemo y la espada , título que hace referencia a las paradojas del carácter y el estilo de vida japonés, es un estudio realizado por la antropóloga Ruth Benedict (1887-1948) sobre la sociedad japonesa. El libro fue un encargo realizado por el gobierno americano  pensando en la finalización de la guerra y el posterior desarrollo y gobierno de Japón. El trabajo se finalizó en 1946 y constituye el primer estudio en profundidad de la cultura japonesa publicado en occidente.

   Una de las características de este estudio es la metodología utilizada por la autora, que en plena guerra no pudo llevar a cabo un estudio in situ, sino que recurrió al estudio de documentos y a decenas de entrevistas de japoneses instalados en los Estados Unidos.
  
   Resulta un análisis de especial profundidad respecto a las particularidades de la ética y moral japonesa y el porqué de sus diferencias respecto a occidente. Aunque decir que, en ocasiones, hace alarde de un sentimiento de superioridad de los valores americanos respecto a los orientales, algo completamente normal en el tiempo que se escribe el libro.

  
   El crisantemo y la espada es un libro citado con tal profusión en todo tipo de manuales y monografías que casi se ha convertido en la guía oficial del comportamiento social japonés. Una obra apasionante para todo aquel que desee estudiar en profundidad la historia japonesa libre de prejuicios o tan solo para el que quiera profundizar en el carácter japonés.


jueves, 17 de marzo de 2011

¡¡Ánimo Japón!!

Japón no se rinde, todavía no está acabado aunque a muchos periodistas en España no piensen lo mismo.

http://www.ajapon.com/noticias/llamada-a-la-calma/
http://www.ajapon.com/noticias/nuestra-respuesta-a-los-medios-de-comunicacion-espanoles/

Todo sobre el terremoto y el tsunami.
http://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_y_tsunami_de_Sendai_de_2011

La pesca


   La pesca ha representado siempre para los japoneses una actividad primordial y, al mismo tiempo, base de la economía, en primer lugar como medio de subsistencia y, después, como fuente de riqueza.
   En los mares vecinos los pescadores desarrollaron el arte de la captura del atún, la merluza, la caballa y empezaron a comercializar el pescado fresco y sus derivados. Se capturaban también sandías, calamares, sepias. Unas se vendían frescas en el mercado y otras se salaban y se ponían a secar al sol. Del mar se obtenían también las algas que servían para la alimentación y a fertilizar los terrenos.
   Desde el siglo XVI se desarrolló también la pesca de la ballena con arpones, de la cual se obtenían aceites y grasas.Los crustáceos, tanto marinos como de agua dulce, eran muy apreciados por los japoneses y aparecían casi obligatoriamente en la mesa de los nobles.



   También en los lagos y en los ríos la pesca estaba bastante desarrollada: truchas, carpas, angulas, salmones, eran las variedades más comunes. Usaban la caña y diversas técnicas como la de Tenkara, pesca con mosca. También en algunos ríos ponían trampas.

  

domingo, 13 de marzo de 2011

Jack Shirai. Un japonés en la Guerra Civil Española

   La historia de Jack Shirai pasaría practicamente desapercibida sino fuera por el buen trabajo realizado por un estudiante de la Universidad de Navarra. Hace tiempo, buscando información encontré esta interesante tesis de otro de esos heroes desconocidos. Pongo un breve resumen:

  "La historia de Jack Shirai es muy poco conocida en su país natal y prácticamente inédita aquí. Tras abandonar como marino Japón y vivir ilegalmente en Nueva York, este joven acabó en las Brigadas Internacionales. Mitad por su afán aventurero mitad por su conciencia comunista se vió envuelto en una de las guerras más sangrientas y románticas del siglo XX. Y le costó la vida. Una bala le alcanzó en el frente de Brunete en 1937. Sus restos deben reposar en un lugar llamado el Cerro del Mosquito. Su recuerdo volvió a Japón gracias a los trabajos de investigación de un par de autores (Ayako Ishigaki y You Kawanari) y ahora hacen escala en Pamplona de la mano de Keishi Yasuda, un estudiante de Yamaguchi que le ha dedicado su tesis de máster en Artes Literarias (área de Historia).





   Según explica este joven de 25 años, en Japón hay cada vez más afición por estudiar la Lengua y la Historia española ya que coincide que en ambos alfabetos hay cinco vocales y, a través de distintos canales, se extiende una inquietud sobre el mundo Hispánico. Escuchó hablar allí por primera vez de Jack en Japón y al estar en Pamplona pensó que merecería la pena escribir sobre él, aunque para ello ha tenido que leerse decenas de libros sobre el contexto político de España en los años 30 con unas clave muy distintas a las suyas.

   Conforme indagaba sobre la vida de su compatriota, el interés crecía y la relación con la actualidad, también. No en vano Jack Shirai fue un emigrante sin papeles y una persona que antepuso sus ideas -quizá no muy filosóficas, pero si claras sobre lo que debía hacer- a su vida en una especie de solidaridad globalizada y voluntariado internacional.

   No hay una fecha exacta, pero Jack Shirai nació en torno a 1900. Su vida no fue fácil. Fue criado como un huérfano y en cuanto tuvo la mayoría de edad se embarcó en un mercante. Tras realizar varios viajes por medio mundo, recaló en EEUU con 29 años. En Nueva York, sin papeles y en la época de la Gran Depresión, trabajó como cocinero en varios restaurantes japoneses al mismo tiempo que se iba metiendo en círculos obreros y de influencia comunista. También encontró a su gran amigo Toyosaburo Sekii con quien compartió huelgas y planes sobre la aventura de ir a la guerra de España. Sin embargo, el partido comunista retuvo a su compañero en Nueva York para otras labores y en 1936, tras un paso clandestino por Francia, este joven japonés se vio en Madrid, en plena ofensiva nacional contra la capital del República.

   Quizá no cuantitativamente pero al menos sí simbólica y moralmente, la llegada de miles de voluntarios de decenas de países del mundo fue un hecho fundamental para que el Madrid sitiado del No pasarán aguantara esta primera acometida de noviembre de 1936. Ante la pasividad y el doble juego de muchas potencias democráticas, especialmente Francia y Gran Bretaña, la avanzadilla social de las Brigadas fue un elemento sin precedentes en el panorama internacional. Había de todo: italianos y alemanes que querían una segunda oportunidad de luchar contra Hitler y Mussolini, polacos, checos, ingleses, irlandeses (estos últimos separados en dos batallones para evitar líos), americanos, franceses, argelinos, belgas, húngaros, rusos..., y, por lo que se ve, un japonés. Hasta su emotivo adiós oficial de Barcelona en noviembre de 1938, los historiadores calculan que entre 40.000 y 60.000 soldados de cincuenta nacionalidades diferentes lucharon en distintos frentes españoles. Cerca de un tercio de ellos murieron, ya que se encargaron de misiones muy arriesgadas con muy escasa preparación. Jack Shirai de hecho, como muchos otros compañeros del batallón Abraham Lincoln (donde estaban los americanos y que contó con el primer oficial de color de la historia), fue al frente sin siquiera haber podido probar las armas.



   Su aventura militar comenzó en Albacete, donde las Brigadas tenían su cuartel general. Justamente ensayaron la marcha en fila y el orden de formación y recibieron instrucciones por parte de un comisario francés cuyo idioma apenas entendían. Por suerte, Shirai fue destinado a la cocina dada su preparación y porque era un puesto esencial para el batallón: "Eres tan imprescindible como el médico", le dijo el responsable del Abraham Lincoln. Pero Jack no renunció a su deseo de pelear en las trincheras y tras las bajas por el acoso de la aviación, el calor del verano y el frío del invierno, lograría encontrar un puesto en la sección de ametralladoras.

   La tesis relata todo el itinerario del batallón de Jack por el frente de Madrid (Jara, Pingarrón, Jarama...) hasta llegar a la batalla de Brunete de junio de 1937. Se trataba de una amplia ofensiva organizada por el general Vicente Rojo en la que iban a tomar parte casi 70.000 soldados republicanos, entre ellos 12.245 brigadistas. El ejército de Franco estaba liquidando el frente norte y la República quería distraer su atención y romper el cerco de Madrid. Pese a estar en inferioridad de condiciones, el batallón Abraham Lincoln debía tomar un cerro estratégico llamado del Mosquito. Fue un suicidio y justamente lograron defender sus posiciones en la parte baja de la colina ante la contraofensiva nacional. Jack Shirai había dejado el cazo y manejaba una ametralladora pesada. La situación se complicaba porque el fuego enemigo había bloqueado una camión que venía con víveres. Jack, sabedor de la importancia de la manutención, salió de la trinchera para tratar de empujar el vehículo y una bala le atravesó la cabeza. Jack era muy apreciado en su batallón y recibió el difícil honor, en esas condiciones, de ser enterrado. Sin embargo, su gobierno aún no ha reconocido su aportación por la democracia y la libertad."

   Andreu Castells, en su obra Las Brigadas Internacionales en la Guerra de España, da el numero de 30 Chinos , de los que sobrevivieron 21 a la Guerra.Tambien aparece un Mongol , 20 Japoneses, 4 Indochinos y 16 Filipinos, todos luchando en el bando republicano.


http://www.nabarralde.com/es/bitxia/1532-un-japones-en-las-brigadas-internacionales
http://www.foroporlamemoria.info/brigadas_internacionales/un_japones_enla_gcespanyola.htm 

sábado, 12 de marzo de 2011

Terremoto 11.3.2011

 Menuda desgracia, aunque Japón es un país preparado para ello a sido un desastre de proporciones enormes. Me da mucha pena ver estas imagenes de un  país que tanto admiro. Por suerte, el pueblo japonés es fuerte y se repondrá. En este enlace teneis un testimonio de primera mano de un español en Japón.
Japan Blues

jueves, 10 de marzo de 2011

Los Imonbukuro


 
    El Imonbukuro era una bolsa que se enviaba al frente con regalos para el soldado, se llenaban con hojas de afeitar, cigarrillos, postales, lápices y papel para cartas, etc… De prepararlas y recogerlas se encargaban la Asociación Nacional de Mujeres Patrióticas y también los niños en los colegios, era una manera de contribuir todos en el esfuerzo de la guerra. Las esposas compraban estas bolsas y las llenaban de cartas, galletas, calcetines, dibujos de los hijos y muchas más cosas, casi hasta reventar, para enviárselas a sus maridos en el frente. 



    Existen varios tipos de bukuros, otro tipo son los hokobukuro, estos son unos pequeños bolsos de tela de entre 23 y 33 cm utilizado por el ejército japonés sobretodo durante los años treinta y cuarenta.. En la parte central se puede leer Hokobukuro (bolsa de servicio) y a la izquierda puede leerse el nombre de su propietario. 


 
Detrás podemos leer todo lo que el soldado llevaba dentro; sus libros militares, medallas y condecoraciones, certificados de especialidad, sus papeles de movilización, etc....  pero se acavaban utilizando para llevar cualquier tipo de objeto personal.


                                                               Unos felices soldados después de recibir sus imonbukuro. 

Finalmente, este es un video de época muy interesante donde se muestra como una familia prepara un imonbokuru para enviarselo al padre que está en el frente. Video



martes, 8 de marzo de 2011

La tumba de las luciernagas

  

   La tumba de las luciérnagas (火垂るの墓, Hotaru no Haka) es una película de animación japonesa dirigida por Isao Takahata. Fue la primera película dirigida por Takahata con el Studio Ghibli, uno de los más importantes del mundo.

   “En el verano de 1945. La aviación estadounidense somete las ciudades japonesas a continuos ataques aéreos. En uno de los bombardeos, la ciudad de Kōbe se convierte en un infierno humeante para Seita, de 14 años, y su hermana pequeña Setsuko, de 5 años, que son hijos de un oficial de la marina japonesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, ambos viven con su madre, pero un día, tras un bombardeo, ellos se retrasan y no consiguen llegar al búnker donde ella los espera...”


   
   Esta película esta basada en la novela homónima de Akiyuki Nosaka, con claros toques autobiográficos se centra más en la destrucción de las familias durante una guerra, así como en la indiferencia ante el sufrimiento ajeno que genera en las personas la guerra. Creo que tiene un claro mensaje antibelicista donde se habla sobre todo de las emociones que rodean a los niños, que son los personajes principales.

   Para quienes la película reseñada anteriormente no les convenza les recomiendo encarecidamente esta  película, uno de los mejores dramas que he visto. Existe una versión a imagen real pero recomiendo no dejarse llevar por prejuicios, la película no tiene nada de infantil.


Fighter in the wind


  

   Parece extraño pero la primera reseña sobre una película que hago y resulta que no es japonesa. Se trata de un film de origen coreano vagamente inspirada en la vida de Choi Bae-dal, fundador de la escuela Kyokushing de Karate, uno de los luchadores más famosos de la historia. La película en si no es ninguna maravilla, no es una película de lucha pero tampoco un drama, tiene un poco de todo pero sin decantarse por nada. 

   Esta película me ha resultado interesante por que es la primera que he encontrado donde se refleja la xenofobia Japonesa frente a los coreanos y los maltratos a los que eran sometidos durante la dominación japonesa de la península, todavía hoy en día persiste algún rencor. 

    “Basada en la vida del legendario karateca corenao Choi Bae-Dal (1922-1994), la película sigue a este personaje histórico desde que con 11 años contempla cómo Beom-Su, uno de los empleados de su padre, pelea contra oficiales japoneses en el mercado de Gimjae hasta que se convierte en uno de los mayores expertos en artes marciales de todos los tiempos. A los 18 años, Bae-Dal viaja a Japón con la intención de alistarse en una escuela de aviación, pero en su lugar se ve forzado a participar en el programa Kamikaze. Tras ser humillado por el instructor japonés Kato, comienza a vagar por las calles de Tokyo defendiendo a los más débiles. Una serie de dramáticos sucesos empujarán a Bae-Dal a completar su entrenamiento y embarcarse en un viaje, a través de Japón, en el que se enfrentará a los más grandes maestros de artes marciales del país. (FILMAFFINITY)”


lunes, 7 de marzo de 2011

Osamu Tetsuka

    
   Osamu Tetsuka (手塚 治虫, Tezuka Osamu). Nació en Osaka un 3 de Noviembre del 1928 y murió el 9 de Febrero de 1989. Tetsuka está considerado uno de los autores de cómic japonés más reconocidos del mundo, es incluso apodado el Dios del Manga (漫画の神様, manga no kamisama). Su fama es debida a su prolífica producción y a la influencia que ha ejercido en el cómic japonés actual, incluso en occidente. Sus obras han sido traducidas a una docena de lenguas y muchas son grandes clásicos de la historia del cómic.



   Tetsuka se sintió atraído ya desde niño por los comics y la animación de Disney. Unos años más tarde, mientras realiza sus estudios de medicina, en 1946 publica su primera historieta, Ma-chan no Nikkicho (El diario de Ma-chan), a la cual sucede al año siguiente la obra con la cual saltaría a la fama, Shin Takarajima (Nueva isla del tesoro), aparecida directamente en libro y que daría un giro al comic japonés tal como había sido hasta entonces; ello le animaría a consagrar su vida por completo al dibujo y la animación.



   Dejando de lado sus series más conocidas como Tetsuwan Atom (Astro Boy, 1951), Jungle Taitei (El emperador de la jungla o Kimba, el león blanco, 1950), Ribon no Kishi (Choppy y la Princesa o Princesa Caballero, 1953), Black Jack (1973), Hi no Tori (Fénix, 1954) yo me quedo con sus obras más históricas como Adolf ni Tsugu (Adolf) o su obra biográfica sobre Buda (Buddha).

   En el 1994 se inauguró en su ciudad de origen, Takarashima, un museo conmemorativo que lleva su nombre.