Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

martes, 2 de agosto de 2011

Miyamoto Musashi

Grabado, s. XIX.  

    Sin duda uno de los personajes más conocidos e influyentes de la historia japonesa de todos los tiempos, un samurái legendario. Así que durante este mes intentaré acercaros un poco más a este apasionante personaje rodeado muchas veces de leyenda. Y que todavía hoy, siglos después de su muerte, sigue causando fascinación y devoción en muchos casos.

   Su nombre real era Shinmen Musashi No Kami Fujiwara No Genshin, aunque los japoneses le suelen llamar Kensei, “El espadachín divino”. Sin duda es el samurái más famoso de todos los tiempos, y que sencillamente se le conoce por Miyamoto Musashi.

   Las fuentes sitúan su nacimiento sobre el año 1584, en el pueblo de Miyamoto, provincia de Mimasaka. Nacido en el seno de una familia noble, su abuelo, Hirada Shokan, era un servidor del amo del castillo de Takeyama, perteneciente al clan Harima. Situado en la provincia de Kyushu, la isla más meridional del archipiélago.

   Con solo seis años de edad muere su madre y un año más tarde su padre muere o lo abandona, la historia cambia según las fuentes. Lo que sí se sabe es que el joven se queda al cargo de su tío, sacerdote budista. Conocido ya por ser impetuoso y muy fuerte para su edad, es en esta época cuando nuestro protagonista comienza a estudiar kendo.

Una de las muchas estatuas en su honor.  

   Con tan solo trece años de edad y sin estar consagrado en ninguna escuela se enfrenta a su primer duelo. En este primer enfrentamiento venció y mató a Arima Kihei, de la escuela Shinto, con su bokken, un sable de madera utilizado para practicar kendo. A los dieciséis otro samurái llamado Tadashima Akiyama también fue derrotado de la misma manera. Durante esta época las guerras civiles asolaban el país, y con solo diecinueve años se alista en el ejército de Achicaga para luchar contra Tokugawa Ieasu. Logrando sobrevivir a una de las batallas más importantes de la historia japonesa, la Batalla de Sekigahara, donde murieron más de sesenta mil soldados en solo tres días. También sobrevivió a la cacería que se produjo tras la batalla sobre los perdedores supervivientes.

   Con veintiún años llega a Kioto donde espera seguir batiéndose, comenzará con una de las familias más poderosas de la ciudad, los Yoshioka. Se cree que muchos años atrás su padre fue vencido por esta familia, de aquí su elección. Comenzó venciendo al cabeza de familia e hijo mayor de la familia, desarmándolo, y mató al hijo menor abriéndole la cabeza con su espada de madera. Poco después es retado por el tercer hermano de la familia, Hanshichiro, en realidad se trataba de una encerrona donde Musashi se enfrento a todos los guardaespaldas logrando escapar de la trampa.


El duelo más famoso será contra Sadaki Kojiro.

    A partir de aquí abandona Kioto y comienza su Musha Shugyo, su búsqueda de la espiritualidad, vagando de un lugar a otro luchando contra cualquiera en su “camino de la espada”. Dentro de la leyenda se dice que nunca tomó un baño debido a su aspecto siempre desaliñado y sucio, hecho poco probable ya que era invitado en hogares de renombre donde debía de irse bien aseado. 

    Tras vagar durante años por el país, en 1612, ya con 28 años celebrará su duelo más famoso, será contra Sadaki Kojiro, otro de los más grandes y famosos espadachines de la época. Esta fue la última vez que vertería la sangre de otro, a partir de este duelo y declarándose invencible, solo utilizaría para luchar una espada de madera. Durante todos estos años nunca perdió un duelo, se contabilizan unos 70 duelos. Todos ocurridos antes de los 30 años de edad.

    Tras cumplir los treinta se retiró durante un año en un templo zen de Kofuku, prosiguiendo con sus estudios. Pero para el 1615 la sombra de la guerra volvió a aparecer en el horizonte. Esta vez se unió a las fuerzas de Tokugawa, contra las que había luchado 15 años antes.

Musashi Miyamoto, una de las pocas imágenes que se conservan.

   Después de participar en varias campañas siguió con su peregrinaje, entrenamiento y batiéndose con cualquiera que lo retara. Se dice que su ansia de conocimiento no tenía fin, cultivó poesía, pintura y escultura, convirtiéndose en un virtuoso en todas estas disciplinas.

    Con el tiempo decidió asentarse en la provincia de Ogura, e incluso adoptó a un joven llamado Iori.  Años más tarde aceptó convertirse en comandante del castillo de Kumamoto. En el año 1943, a los 59 años de edad decide retirarse a una cueva del monte Iwato. Allí comenzará a escribir “El libro de los cinco anillos”, un compendio de todo lo aprendido a lo largo de su vida. Se trata de una de las obras más conocidas de la literatura japonesa de todos los tiempos. A los 62 años y tras terminar el libro murió, siendo enterrado en el templo Taisho. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario