Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

domingo, 10 de julio de 2011

Los siete samuráis

     
    
     Sin duda Los siete samuráis (七人の侍 Shichinin no samurái) es una de las películas más recomendable para el aficionado al cine japonés. Por eso no creo que vaya a descubrir nada nuevo sobre esta gran obra que además es una de mis películas preferidas.

     Realizada en 1954 por el director Akira Kurosawa, obtuvo el León de Plata en la Mostra de Venecia, dos nominaciones al Oscar y tres nominaciones al BAFTA, todo esto en una época en la cual el cine oriental tenía una nula tirada fuera de sus países de origen.

     Como muchos sabéis se trata de una de las películas más influyentes de la historia, en 1982 fue elegida en la lista de Sight & Sound's entre las diez películas más grandes de todos los tiempos, y entre las diez películas preferidas de los directores en las votaciones de 1992 y el 2002. Incluso los americanos hicieron su versión western: Los siete magníficos.

     El argumento es sencillo, en el Japón del siglo XVI los habitantes de un poblado de campesinos, hartos de ser periódicamente asaltados por una horda de bandidos, deciden hacer algo al respecto. El miembro más anciano del pueblo sugiere contratar samuráis para que los defiendan. Tras varios intentos fallidos de encontrar samuráis dispuestos a luchar tan solo a cambio de comida, encuentran a uno llamado Kanbei, que decide ayudarles. Gracias a Kanbei, consiguen reunir a un grupo de siete, que defenderán el poblado más por su valentía y ética, que por los dos puñados diarios de arroz que se les ofrecía.

     Kurosawa fue pionero en esta cinta de dos técnicas cinematográficas, el uso de tres cámaras simultáneamente, con el fin de captar planos largos, medianos y cortos; así como el uso del slow-motion. Técnica que influyo en otros realizadores como Sergio Leone y Sam Peckinpah, en su tendencia por lograr un estilizado toque de violencia en sus filmes y que a su vez han influenciado a la mayoría del cine de acción contemporáneo.


    
     Pero sin duda lo mejor de la película son sus personajes, cada uno de ellos perfectamente definidos:

     Empezando por Toshiro Mifune (Kikuchiyo): un joven de origen campesino que intenta llegar a ser conocido como un verdadero samurái, de carácter iracundo y también es el personaje humorístico del grupo. Una de sus mejores actuaciones y mi personaje preferido del cine.

     Takashi Shimura (Kanbei): un soldado nato cuya capacidad de dirigir y habilidad táctica le convierten en el líder natural. Siente que nunca ha ganado una batalla. Este actor era uno de los habituales en la mayoría de películas de Kurosawa.

     Daisuke Kato (Shichiroji): un antiguo amigo de Kanbei, además de un excelente y experimentado guerrero. Ostenta aparentes conocimientos taoístas. Otro habitual del cine de samuráis, aparece en Los 47 ronins y Rashomon.

     Ko Kimura (Katsushiro): el más joven del grupo. Intenta aprender a ser un buen samurái, aunque aún le falta experiencia.

     Minuro Chiaki (Heihachi): el miembro más alegre del grupo, y quizás el único al que las guerras no han extirpado el buen humor. No tiene mucha experiencia, se dedicaba a cortar leña.

     Seiji Miyaguchi (Kyuzu): el maestro en el arte de matar con la espada. Su único objetivo en la vida es perfeccionar su estilo de combate y sus habilidades samurái.

     Yoshio Inaba (Gorobei): un samurái experimentado y una buena persona. Podría salir casi de cualquier problema gracias a su ingenio.

Sin duda una película indispensable, no os dejéis intimidar por su duración, merece la pena.




2 comentarios:

  1. Es un películón, la volví a ver hace unos meses y me fijé en muchos planos que han debido influenciar a mangakas como Takehiko Inoue.

    ResponderEliminar
  2. Y no solo se nota su influencia en mangakas sino en casi todo el cine americano.

    ResponderEliminar