Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

jueves, 5 de mayo de 2011

Los soldados del Japón dejados atrás II - Shōichi Yokoi

    Retomo el tema de nuevo para hablar de una de esos personajes, que son muchos, excepcionales. Creo que merece la pena hacer un inciso y leer la historia de este superviviente para poder valorar de lo que es capaz un ser humano en codiciones extremas y como puede sobrevivir.

    Shōichi Yokoi (横井 ) es uno de estos “abandonados” por el ejército japonés más conocidos. Nacido en Saori en 1915, en 1941 ingresa en el servicio obligatorio del ejército. Tras varios destinos en china es trasladado al Pacífico, donde este ya veterano sargento acabará luchando en la Segunda batalla de la isla de Guam, en 1944. Tras ser derrotados , muchos japoneses se retiraron al interior de la selva donde continuaron luchando. Shōichi permanecería 28 años viviendo en una caverna.


    Pero no se retiró solo, primeramente le acompañaban 10 compañeros,  siete de ellos se entregaron al poco de acabar la guerra. Los otros tres se separaron, pero se fueron encontrando cada poco tiempo, hasta que en los años 60 los otros dos compañeros mueren, supone el propio Yokoi que de hambre. Durante los siguientes diez años aproximadamente vive totalmente solo en el interior de la selva.

     Como puede sobrevivir una persona en semejantes condiciones; nuestro protagonista aprendió a cazar de noche; usó plantas para confeccionarse ropa; y fabricó utensilios de madera. Me resulta inconcebible como un ser humano es capaz de resistir un castigo semejante, no solo debió hacer frente a la jungla sino a uno de los peores enemigos del hombre, la soledad.

    En 1972 dos pescadores de camarones que faenaban en un rio cercano a su poblado encontraron a un viejo Yokoi cerca de la rivera, consiguieron acercarse silenciosamente y sorprenderlo. Yokoi fue el antepenúltimo soldado japonés en rendirse después de la guerra, los siguientes fueron el Teniente Hirō Onoda y el Soldado Teruo Nakamura en diciembre de 1974.

    Una vez recibido en su país con los honores de un héroe, se casó y se instaló en una zona rural. Tras realizar varias apariciones en Tv, en 1977 aparece en su propio documental Yokoi y sus veintiocho años de vida secreta en Guam. Incluso en el 1991 se le concedió algo imposible durante la guerra, una audiencia con el Emperador Akihito, según él, el honor más grande de su vida.


    En 1997 este superviviente murió de un ataque al corazón y se le enterró bajo la lápida que su madre encargó tras declarársele muerto en 1955. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada