Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

viernes, 1 de abril de 2011

¿Qué es el zen?



El zen es una forma de pensar y vivir que ha llegado a impregnar cada ámbito de la vida japonesa. 

Surgido de la unión del Taoísmo chino y del Budismo mahayana hindú, no tardó en extenderse por China y en el s.XII se introduce totalmente en Japón.  Se fundamenta en una serie de ideas generales:

·         La recuperación de la sencillez y la simplicidad. El hombre debe de tratar de librarse de los sentimientos que le impiden conocerse a sí mismo: ambición, angustia, envidia… Concentrarse en el ahora, el ahora debe ser infinito, pensar en el mañana produce angustia. “Lo que cuenta no es lo que hacemos sino como lo hacemos”.

·         La posibilidad de hallarlo todo al perderlo todo. El zen reivindica la austeridad como modo de vida, pero sin llegar al extremo. El deseo de posesión es un obstáculo que debe ser rechazado para poder encontrarse a sí mismo. La posesión empobrece al hombre.

·         Un especial entusiasmo en la riqueza de vacío. Con esta búsqueda de la insensibilidad hacia ciertos pensamientos y sentimientos, sobretodos negativos, puede uno llegar a desprenderse de estos deseos y encontrar el vacío. Una vez encontrado éste, se puede llegar a alcanzar el satori o iluminación.

·         La inexistencia de un principio y de un fin; tan solo existe el vacio. Una de las metas del zen es aprender a vivir el presente sin considerar lo que puede venir o lo que ya ha pasado. Mejorar cada día sin fijarse una meta. “Viajar es estar vivo, pero llegar a alguna parte es estar muerto”.

Una de las metas de este pensamiento es llegar a una reconciliación de la persona con el ser sensible destruyendo en el proceso nuestra falsa construcción de la realidad.


Para alcanzar la iluminación a través del zen se utilizan tres elementos:

-                    El zazen, la meditación sentada. Busca la pureza de la mente intentando no pensar en nada, al contrario que en el yoga, donde la mente se intenta concentrar en algo muy concreto. En el zen se excluye el proceso de la razón en la búsqueda de la liberación de la mente.

-                 Los sutras. Son ciertos cánticos que se practican en los centros budistas, a veces acompañados de música. Se trata de mantras o especie de cancioncillas repetidas sucesivamente que a base de dicha repetición continuada, busca la anulación del proceso de raciocinio para llegar a la iluminación.

-                        Los koan. Son anécdotas de un viejo maestro o el diálogo entre un maestro y un monje o bien también puede tratarse de una apreciación o pregunta planteada por un maestro; una especie de prueba o examen. No tienen respuesta y son utilizadas para martillear la mente del alumno hasta que ésta escape de toda lógica abriendo una puerta a la iluminación.”Cuando cae un árbol en medio del bosque sin que nadie lo oiga, ¿qué ruido hace?”.



Los samuráis adoptaron el zen como su guía espiritual; todas las artes marciales contienen a través del entrenamiento un fin espiritual. Con la práctica del zen buscaban el arrojo libre de toda consideración reflexiva dejando la mente vacía de pensamientos para favorecer la inspiración venida del interior.

Casi cada profesión artesanal japonesa se considera como un do o camino y es un método laico utilizado para el estudio de los principios adoptados del Taoísmo, del Confucionismo y del Budismo-zen. 

El zen también impregna todas las facetas de la vida japonesa, aplicando sus fundamentos a tareas sencillas refinadas hasta el extremo con el paso de los siglos. 


Los jardines zen es uno de los mejores ejemplos. Es un paisaje seco formado normalmente de arena y piedras donde la arena se encuentra surcada de crestas perfectamente formadas. Las piedras simbolizan la figura de unos pensamientos que provocan ondulaciones que distorsionan la realidad.

El teatro no, el ikebana o arte del arreglo floral, la ceremonia del té o los haiku (poesía japonesa) son otros ejemplos de como el zen ha arraigado en lo más hondo de la sociedad.

1 comentario:

  1. Excelente post, me hizo refleccionar en cuantas veces he olvidado estas enseñanzas

    ResponderEliminar