Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

sábado, 16 de abril de 2011

La mujer del samurái


   Durante toda la historia de Japón es innegable que las mujeres han tenido un papel importantísimo. La sociedad japonesa, sobretodo la feudal, siempre se ha caracterizado por tener un fuerte componente matriarcal, solamente basta remitirse a la diosa más importante del sintoísmo, Amateratsu, de forma femenina.



    Los valores que principalmente debía tener toda mujer de familia samurái eran la humildad, la obediencia, el autocontrol, la fortaleza y sobretodo la lealtad, hasta más allá de la muerte si fuera necesario. Todos estos preceptos también exigidos a los hombres pero con más responsabilidades; la mujer de un samurái también se dedicaba al manejo de la propiedad y del archivo; se encargaba de los asuntos financieros y de todo lo relacionado con la economía doméstica; y además, se encargaban de la educación de los hijos y del cuidado de los padres ancianos.  Aún así disfrutaban de las ventajas de una posición superior respecto al resto de mujeres al no tener que realizar trabajo físico, excepto el entrenamiento militar,  ya que la mujer samurái también debía defender sus propiedades y su clan. 


     Muchas de estas mujeres eran hábiles en el manejo de varias armas y dedicaban una parte de su educación a ello; su arma principal eran el arco y el narigata, una lanza ligera que en muchas ocasiones colgaban preparada a la entrada de las casas; el kaiken, un puñal corto y ligero, sencillo de ocultar entre la ropa; otras armas ocultas que solían llevar tanto samuráis como sus mujeres eran el kansashi, simples horquillas de pelo hechas de acero y punta afilada; y otra arma curiosa es el tessen, un abanico cuya estructura estaba hecha de hierro.

   
   Unas pocas de estas mujeres destacaron como auténticas guerreras alabadas por los hombres y temidas por ellos, se las llamaba onna-bugeisha (女武芸者, 'onna-bugeisha') que significa literalmente “mujer samurái”. La Emperatriz Jingu, Tomoe Gozen, Nakano Takeko, Hojo Masako o alguna ya en época contemporánea como Yamakawa Futaba son algunas de las mujeres guerreras más famosas.
    
    A la mujer japonesa siempre se le ha intentado desbancar de los puestos de poder pero han sabido no solo mantenerlos sino destacar sobre una sociedad mayoritariamente machista, incluso algunos historiadores mantienen la teoría de que la sociedad japonesa anterior al siglo XII era prácticamente matriarcal.

2 comentarios:

  1. muy interesante el tema del papel de la mujer dentro de la cultura japonesa tema en el que me declaro ignorante pero con muchos deseos de aprender , felicitaciones por tu trabajo

    ResponderEliminar