Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

martes, 19 de abril de 2011

La espada oculta


   Nos encontramos de nuevo con otra obra maestra del director Yôji Yamada, en este caso es su siguiente película de samuráis tras El Ocaso del Samurái

   “Japón, siglo XIX. El declive de la casta guerrera de los Samurai y de los Shogun ha hecho mella en el pequeño feudo de Unasaka, situado en la costa del noroeste del país. El samurai Yaichiro Hazama se marcha a la lejana ciudad de Edo para hacerse cargo de un puesto muy importante de la organización del clan, mientras sus amigos samuráis, Munezo y Samon, vuelven al lugar en el que Munezo nació y creció. A pesar de su modesto sueldo consiguen vivir una vida placentera en la casa de la madre de Munezo junto con la hermana pequeña de éste y la hija de un vecino que es granjero, llamada Kie, que trabaja en la casa como empleada doméstica y espera poder conseguir marido. Durante los tres años siguientes fallece la madre de Munezo, Samon se casa con la hermana de Munezo, y Kie se casa con el hijo de una familia acomodada de mercaderes, los Iseya.”


   Yamada nos muestra de nuevo el final de una época y una historia de amor, el declive social de los samurái se presiente ya como imparable. El protagonista vuelve ser un samurái de bajo rango, preso de sus obligaciones, el cual se resiste a luchar contra unos sentimientos que le piden cambiar. Y la casta samurái a la que pertenece, condenada al ostracismo, se ve incapaz de adaptarse a los nuevos tiempos; muestra de ello son las brillantes escenas de un joven “oficial de ciudad” enseñando a marchar a unos viejos y cabezotas samuráis de provincia.

    El argumento queda definido en una frase por el protagonista “Hay cosas que un samurái no debe aguantar”. De nuevo, una película muy recomendable de un veterano y poco reconocido director. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario