Un blog dedicado a la historia japonesa en todas sus épocas, de los siglos XIX y XX sobre todo. También hablo sobre libros, cine, Kamen Rider o cualquier otra cosa que me interese...

domingo, 13 de marzo de 2011

Jack Shirai. Un japonés en la Guerra Civil Española

   La historia de Jack Shirai pasaría practicamente desapercibida sino fuera por el buen trabajo realizado por un estudiante de la Universidad de Navarra. Hace tiempo, buscando información encontré esta interesante tesis de otro de esos heroes desconocidos. Pongo un breve resumen:

  "La historia de Jack Shirai es muy poco conocida en su país natal y prácticamente inédita aquí. Tras abandonar como marino Japón y vivir ilegalmente en Nueva York, este joven acabó en las Brigadas Internacionales. Mitad por su afán aventurero mitad por su conciencia comunista se vió envuelto en una de las guerras más sangrientas y románticas del siglo XX. Y le costó la vida. Una bala le alcanzó en el frente de Brunete en 1937. Sus restos deben reposar en un lugar llamado el Cerro del Mosquito. Su recuerdo volvió a Japón gracias a los trabajos de investigación de un par de autores (Ayako Ishigaki y You Kawanari) y ahora hacen escala en Pamplona de la mano de Keishi Yasuda, un estudiante de Yamaguchi que le ha dedicado su tesis de máster en Artes Literarias (área de Historia).





   Según explica este joven de 25 años, en Japón hay cada vez más afición por estudiar la Lengua y la Historia española ya que coincide que en ambos alfabetos hay cinco vocales y, a través de distintos canales, se extiende una inquietud sobre el mundo Hispánico. Escuchó hablar allí por primera vez de Jack en Japón y al estar en Pamplona pensó que merecería la pena escribir sobre él, aunque para ello ha tenido que leerse decenas de libros sobre el contexto político de España en los años 30 con unas clave muy distintas a las suyas.

   Conforme indagaba sobre la vida de su compatriota, el interés crecía y la relación con la actualidad, también. No en vano Jack Shirai fue un emigrante sin papeles y una persona que antepuso sus ideas -quizá no muy filosóficas, pero si claras sobre lo que debía hacer- a su vida en una especie de solidaridad globalizada y voluntariado internacional.

   No hay una fecha exacta, pero Jack Shirai nació en torno a 1900. Su vida no fue fácil. Fue criado como un huérfano y en cuanto tuvo la mayoría de edad se embarcó en un mercante. Tras realizar varios viajes por medio mundo, recaló en EEUU con 29 años. En Nueva York, sin papeles y en la época de la Gran Depresión, trabajó como cocinero en varios restaurantes japoneses al mismo tiempo que se iba metiendo en círculos obreros y de influencia comunista. También encontró a su gran amigo Toyosaburo Sekii con quien compartió huelgas y planes sobre la aventura de ir a la guerra de España. Sin embargo, el partido comunista retuvo a su compañero en Nueva York para otras labores y en 1936, tras un paso clandestino por Francia, este joven japonés se vio en Madrid, en plena ofensiva nacional contra la capital del República.

   Quizá no cuantitativamente pero al menos sí simbólica y moralmente, la llegada de miles de voluntarios de decenas de países del mundo fue un hecho fundamental para que el Madrid sitiado del No pasarán aguantara esta primera acometida de noviembre de 1936. Ante la pasividad y el doble juego de muchas potencias democráticas, especialmente Francia y Gran Bretaña, la avanzadilla social de las Brigadas fue un elemento sin precedentes en el panorama internacional. Había de todo: italianos y alemanes que querían una segunda oportunidad de luchar contra Hitler y Mussolini, polacos, checos, ingleses, irlandeses (estos últimos separados en dos batallones para evitar líos), americanos, franceses, argelinos, belgas, húngaros, rusos..., y, por lo que se ve, un japonés. Hasta su emotivo adiós oficial de Barcelona en noviembre de 1938, los historiadores calculan que entre 40.000 y 60.000 soldados de cincuenta nacionalidades diferentes lucharon en distintos frentes españoles. Cerca de un tercio de ellos murieron, ya que se encargaron de misiones muy arriesgadas con muy escasa preparación. Jack Shirai de hecho, como muchos otros compañeros del batallón Abraham Lincoln (donde estaban los americanos y que contó con el primer oficial de color de la historia), fue al frente sin siquiera haber podido probar las armas.



   Su aventura militar comenzó en Albacete, donde las Brigadas tenían su cuartel general. Justamente ensayaron la marcha en fila y el orden de formación y recibieron instrucciones por parte de un comisario francés cuyo idioma apenas entendían. Por suerte, Shirai fue destinado a la cocina dada su preparación y porque era un puesto esencial para el batallón: "Eres tan imprescindible como el médico", le dijo el responsable del Abraham Lincoln. Pero Jack no renunció a su deseo de pelear en las trincheras y tras las bajas por el acoso de la aviación, el calor del verano y el frío del invierno, lograría encontrar un puesto en la sección de ametralladoras.

   La tesis relata todo el itinerario del batallón de Jack por el frente de Madrid (Jara, Pingarrón, Jarama...) hasta llegar a la batalla de Brunete de junio de 1937. Se trataba de una amplia ofensiva organizada por el general Vicente Rojo en la que iban a tomar parte casi 70.000 soldados republicanos, entre ellos 12.245 brigadistas. El ejército de Franco estaba liquidando el frente norte y la República quería distraer su atención y romper el cerco de Madrid. Pese a estar en inferioridad de condiciones, el batallón Abraham Lincoln debía tomar un cerro estratégico llamado del Mosquito. Fue un suicidio y justamente lograron defender sus posiciones en la parte baja de la colina ante la contraofensiva nacional. Jack Shirai había dejado el cazo y manejaba una ametralladora pesada. La situación se complicaba porque el fuego enemigo había bloqueado una camión que venía con víveres. Jack, sabedor de la importancia de la manutención, salió de la trinchera para tratar de empujar el vehículo y una bala le atravesó la cabeza. Jack era muy apreciado en su batallón y recibió el difícil honor, en esas condiciones, de ser enterrado. Sin embargo, su gobierno aún no ha reconocido su aportación por la democracia y la libertad."

   Andreu Castells, en su obra Las Brigadas Internacionales en la Guerra de España, da el numero de 30 Chinos , de los que sobrevivieron 21 a la Guerra.Tambien aparece un Mongol , 20 Japoneses, 4 Indochinos y 16 Filipinos, todos luchando en el bando republicano.


http://www.nabarralde.com/es/bitxia/1532-un-japones-en-las-brigadas-internacionales
http://www.foroporlamemoria.info/brigadas_internacionales/un_japones_enla_gcespanyola.htm 

No hay comentarios:

Publicar un comentario